Acción empresarial ESG centrada en los primeros 1.000 días de vida. La alianza Kimberly-Clark y UNICEF

Por Latin Trade Staff

La estrategia de Kimberly-Clark para la primera infancia tiene un foco claro. “A través de nuestra marca de cuidado infantil Huggies, apoyamos a UNICEF para que más bebés sobrevivan a sus primeros días de vida y crezcan sanos, brindándoles acceso a los servicios y cuidados necesarios”, dijo Gonzalo Uribe director regional de Kimberly-Clark América Latina.

Esto se tradujo en un compromiso de contribuir con US$ 5 millones en los próximos dos años, con los que se impactará a 4,5 millones de bebés, familias, cuidadores y profesionales de la salud, en 15 países de la región, dijo el ejecutivo. Los países son Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú, Paraguay y Uruguay.

La vinculación empresarial a este empeño tiene un resultado enorme. “¡Los primeros 1.000 días son absolutamente claves! Durante ese periodo el cerebro de los niños y niñas se desarrolla a una velocidad de más de un millón de nuevas conexiones neuronales por segundo”, dijo Garry Conille, director regional de UNICEF para América Latina y el Caribe. “Es una oportunidad de crecimiento que ocurre una vez en la vida y que crea las bases para el funcionamiento físico, cognitivo, emocional y social de niños y niñas”.

Esta es la entrevista que los dos encargados de mover la Alianza Huggies y UNICEF en América Latina.

¿Qué importancia tienen los primeros 1,000 días en la vida de un ser humano?

Garry Conille: ¡Los primeros 1,000 días son absolutamente claves! Durante ese periodo de tiempo el cerebro de los niños y niñas se desarrolla a una velocidad de más de un millón de nuevas conexiones neuronales por segundo. Es una oportunidad de crecimiento que ocurre una vez en la vida y que crea las bases para el funcionamiento físico, cognitivo, emocional y social de niños y niñas.

Las conclusiones científicas no admiten dudas: el cerebro de niños y niñas no nace tal y como es, sino que se desarrolla. El proceso comienza antes del nacimiento y se verá afectado positiva o negativamente por las experiencias que le brinde el entorno. Es por eso que cuando los niños y niñas bien alimentados y estimulados, protegidos de las enfermedades, de la violencia, abandono y maltrato, reciben un cuidado cariñoso y sensible, tienen muchas más probabilidades de crecer sanos y desarrollar todo su potencial.

Por otra parte, quiénes no reciben estos cuidados y estímulos suelen presentar resultados más bajos en desarrollo cognitivo, del lenguaje y psicosocial, así como de las funciones ejecutivas, lo que se traduce en un menor rendimiento académico en la escuela primaria e incluso, abandono escolar.

No podemos permitirnos que niños y niñas se queden atrás, menos en una etapa tan crucial donde vemos cómo su desarrollo será clave para mejorar toda su vida y la de nuestra sociedad también.

¿Qué tanto impacto tiene la acción empresarial ESG cuando se concentra en los primeros 1.000 días de vida?

Garry Conille: El sector empresarial juega un papel relevante para acelerar la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y garantizar el bienestar y los derechos de la niñez. Sabemos que la inversión en la niñez y adolescencia es la más rentable y estratégica, porque no sólo contribuye a garantizar el bienestar de los niños, niñas y adolescentes de hoy, sino que resulta en enormes ganancias en capital humano y productividad para el futuro. Contribuyendo directamente al desarrollo económico, la prosperidad y la cohesión social en América Latina y el Caribe.

Es con este espíritu de valor compartido que UNICEF viene colaborando con el sector empresarial, forjando alianzas estratégicas que persiguen cambios transformadores para la niñez y adolescencia, a la vez que ayudan a nuestros aliados a construir un entorno más favorable para su negocio.

La alianza entre UNICEF y Kimberly-Clark es un caso ejemplar del impacto duradero y a escala que este tipo de colaboraciones pueden lograr. La contribución de Kimberly-Clark a nuestros programas de desarrollo de la primera infancia, en 15 países de la región, permite a UNICEF llevar a escala intervenciones efectivas y de bajo coste como el Método Mamá Canguro, que ayuda a reducir la mortalidad en bebés prematuros o de bajo peso al nacer a través del contacto piel con piel entre la madre y su bebé. El apoyo de Kimberly-Clark también es clave para impulsar nuevas políticas y protocolos, por ejemplo, para mejorar y fortalecer las atenciones al embarazo y recién nacidos. Por último, nuestra alianza nos permite llegar a millones de familias con información vital para la crianza de sus bebés, que difundimos a través del Portal de la Crianza, una multiplataforma que ofrece varios contenidos dirigidos a padres, madres y cuidadores, con un foco especial en el cuidado del bebé en sus primeros 1.000 días.

¿Qué acciones realizará UNICEF con ese grupo de bebés?¿Qué tan concentrada estará su acción en ese grupo en el futuro?

Garry Conille: UNICEF tiene un área programática dedicada especialmente para asegurar el mejor comienzo de la vida de los niños y niñas. En América Latina y el Caribe trabajamos con todos los sectores para garantizar el acceso a servicios adecuados de desarrollo infantil temprano desde el comienzo de la vida y a lo largo de toda la etapa preescolar hasta la entrada al ciclo escolar. Uno de los programas principales es el Cuidado para el Desarrollo Infantil (CDI), que impulsa la formación de profesionales para que apoyen y enseñen a las familias la importancia de comunicarse y jugar con sus hijos e hijas de una forma que se fomente un desarrollo saludable. Me enorgullece que este programa ya se esté implementado en 12 países de América Latina y el Caribe, porque apoya directamente a los padres, madres y cuidadores en la crianza de sus hijos e hijas, promoviendo un cuidado cariñoso y sensible, un desarrollo sano y seguro, oportunidades de aprendizaje temprano e interacciones a través del juego. Como Oficina Regional es clave poder seguir ampliando el impacto de este programa en la región y para eso necesitamos el apoyo de todos los sectores, públicos y privados.

Como médico de profesión, también sé que es clave capacitar a los y las profesionales de la región que están en primera línea, es por eso que desde UNICEF seguiremos apoyándoles para mejorar la calidad de los servicios y fomentar el desarrollo infantil sano y protegido desde el inicio.

Es parte también de nuestra misión desde UNICEF trabajar de forma conjunta con los gobiernos para fomentar la creación de entornos que ofrezcan servicios de calidad a las familias y fortalecer los servicios integrales para el desarrollo infantil mediante actividades de promoción, creación de capacidad y análisis de las finanzas públicas. Para eso, apoyaremos a los países de la región para que sus marcos normativos, las políticas y las asignaciones presupuestarias, tengan en el centro la creación de un entorno propicio para llegar a las familias con servicios de desarrollo en la primera infancia de calidad en todos los sectores.

¿Cómo se sumará Kimberly-Clark a esta tarea de Unicef? ¿En qué países?

Gonzalo Uribe: En Kimberly-Clark y a través de nuestra marca de cuidado infantil Huggies, apoyamos a UNICEF para que más bebés sobrevivan a sus primeros días de vida y crezcan sanos, brindándoles acceso a los servicios y cuidados necesarios. Con una contribución de US$5 millones para los próximos dos años, que se propone impactar positivamente en la vida de 4,5 millones de bebés, familias, cuidadores y profesionales de la salud, en 15 países de la región: Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú, Paraguay y Uruguay.

Apoyamos las iniciativas que adelanta UNICEF enfocadas principalmente en la mejora de los servicios de salud y nutrición. Entre las intervenciones dirigidas a mejorar la calidad de los servicios y la atención neonatal, Garry destacó el Método Mamá Canguro en hospitales y maternidades, efectivo para reducir la mortalidad en bebés prematuros o de bajo peso al nacer a través del contacto piel a piel entre madre o padre y recién nacido. Como también ya se mencionó se realizarán acciones de capacitación para comadronas parteras, y a profesionales de la salud que trabajan directamente con las familias y sus bebés, para que orienten a padres y madres en cómo fomentar el apego temprano, el vínculo sensible y el desarrollo desde el primer momento en la vida de los bebés. Otro foco de la alianza consiste en apoyar a los gobiernos, servicios y profesionales en la elaboración de protocolos que aseguren la calidad y enfoque integral de las atenciones en el embarazo, nacimiento y primeros días de vida del bebé.

¿Se pueden sumar más empresas a este empeño? ¿Cuál es la visión de K-C sobre la colaboración en la acción ESG?

Gonzalo Uribe: En Kimberly-Clark, todo lo que hacemos es guiado por nuestra visión de brindar un mejor cuidado para un mundo mejor. Para generar cambios profundos a nivel social es necesaria la colaboración y la generación de alianzas estratégicas de todos los sectores de la sociedad: público, privado y tercer sector.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), 255 bebés fallecen cada día antes de cumplir su primes mes de vida en América Latina y el Caribe. La mayoría de estas muertes se deben a causas prevenibles, como complicaciones durante el parto, nacimiento prematuro o infecciones.

Desde nuestro lugar, contribuimos con la renovación de esta alianza para cambiar esta realidad, pero claramente no será posible solo con nuestro apoyo.

Comenzamos a apoyar el trabajo que realiza UNICEF en el 2019 y ya se han visto beneficiados más de 2,7 millones de bebés, familias, cuidadores y profesionales de la salud en América Latina. Esta renovación de la alianza permitirá que UNICEF continue trabajando para mejorar la vida de más niños y niñas y asegurar que las familias tengan el apoyo necesario para cuidar de ellos y ellas.

Como empresa, estamos orgullosos con el camino que hemos recorrido y continuaremos buscando nuevas formas de maximizar nuestros impactos positivos, con la meta de que más bebés sobrevivan y puedan crecer sanos.

Related

Esports en evolución: desafíos y oportunidades en el Horizonte de una industria cambiante

¿TikTokeable? Cómo pensarse la comunicación de marca en la plataforma del momento

En el paisaje digital del 2024, TiktTok sigue siendo...

Remesas se duplicaron en una década en latinoamérica: informe de Mastercard

En América Latina, las remesas han crecido más rápido...