LOADING

Type to search

Cómo la inversión en ESG puede impulsar la recuperación post-COVID-19 en América Latina

S&P Global  | 
Share

Las inversiones en sectores clave de sostenibilidad podrían ayudar a fortalecer el ritmo de la recuperación económica en América Latina en un mundo post-COVID-19, aunque para ello la región necesita ofrecer más activos financieros que califiquen como ambientales, sociales y de gobernanza (ESG), según expertos.

Los fondos globales que invierten bajo los principios de ESG superaron los $1.7 billones en 2020 en activos administrados en medio de la crisis del COVID-19, según datos compilados por Morningstar. Atraer una parte de este capital podría ser crucial para una región que ha sido devastada por la pandemia, con más de un millón y un cuarto de muertes al 1 de agosto y contracciones económicas récord del PIB en 2020 que han provocado significativas pérdidas de puestos de trabajo.

La crisis ya está ampliando las disparidades socioeconómicas en América Latina, según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo. La región es una de las más afectadas económicamente, y se espera que tenga en promedio una de las recuperaciones más lentas del mundo.

Aprovechar el impulso de ESG, según los expertos, podría ayudar tanto a moderar el impacto económico negativo del COVID-19 como a fortalecer el ritmo de la recuperación.

“ESG es una tendencia importante que América Latina debe tener en cuenta para atraer inversores internacionales”, dijo Maria Netto, especialista en finanzas verdes del Banco Interamericano de Desarrollo. “La participación en el mercado es muy pequeña y hay mucho potencial para crecer”.

Si bien es el hogar de la selva amazónica, una de las áreas más biodiversas y ecológicamente importantes del mundo, una fracción de los mercados verdes globales en realidad apunta a activos latinoamericanos.

   

A nivel internacional, los mercados de bonos verdes alcanzaron los $297 mil millones en 2020, pero menos del 3% de esas emisiones estaban vinculadas a América Latina, según muestran los datos de la Iniciativa de Bonos Climáticos. De manera similar, una encuesta de Bank of America en 2020 mostró que solo el 0,5% de los activos de capital administrados por fondos extranjeros de América Latina tienen un enfoque ESG, lo que se compara con el promedio del 3% al 4% observado en otras partes del mundo.

La inversión nacional en ESG también es insuficiente. Cifras recientes compiladas por BofA sugieren que en Brasil los fondos de capital con un enfoque ESG administran solo 7 mil millones de reales, o un poco más del 1% del mercado de fondos de capital del país a mediados de 2021.

Sin embargo, hay esperanza de que esas cifras aumenten rápidamente a medida que la pandemia del COVID-19 ponga en primer plano la importancia de ESG.

“Los activos administrados en América Latina son pocos, pero están creciendo rápidamente”, redactó David Beker, principal economista de la banca de inversión en Brasil, en un informe reciente. “El proceso de inversión en ESG se ha infiltrado en la mayor parte del proceso de inversión de los administradores en la región. Las incorporaciones están creciendo y se han acelerado desde 2019”.

Para los expertos, hay muchas perspectivas para invertir en proyectos y compañías que ayudarían a impulsar los proyectos relacionados con ESG.

“La oportunidad de hacer econegocios y aportar valor a la gran cantidad de recursos naturales de América Latina es enorme”, dijo Netto del BID. La falta de financiación, argumentó, crea oportunidades en una miríada de sectores como la agroindustria sostenible, el alcantarillado, la eliminación de basura y la infraestructura.

Ese sentimiento se hizo eco de los Principios de Inversión Responsable, un grupo de expertos respaldado por la ONU. En un comunicado reciente, Eduardo Atehortua, titular del grupo en América Latina, instó a los gobiernos a “priorizar la entrega de recursos [y] ayuda para aquellos sectores mejor posicionados a fin de generar empleo de calidad y estable en los próximos años”. Señaló específicamente áreas como las energías renovables, la construcción sostenible, la gestión eficiente del agua, la agricultura regenerativa, la protección de la biodiversidad y el turismo sostenible.

“Todos estos sectores son una realidad y pueden consolidarse como motores de la economía en las próximas décadas”, dijo Atehortua.

Sin embargo, para los inversores potenciales todavía existe “un problema con el suministro”, dijo a Market Intelligence Gustavo Pires, socio en el área de servicios de administración de activos de XP Inc. XP, una importante firma de corretaje en línea con sede en Brasil, lanzó una serie de fondos relacionados con ESG el año pasado. Permite a los inversores ingresar con tan solo 100 reales, o aproximadamente US$ 20 al tipo de cambio actual. El objetivo, dijo Pires, es “popularizar” los productos ESG en algo que no esté dirigido exclusivamente a los clientes de “riqueza”.

Pero también señaló que “cuando se habla de activos, no tenemos una gran cantidad de compañías con estándares ESG reales que podamos seleccionar”.

     

El impulso para corregir eso ha comenzado a generarse. Algunos han advertido que adoptar los estándares ESG no solo es clave para atraer nuevos capitales, sino también para retener a los inversores actuales.

El año pasado, un grupo de expresidentes y gerentes brasileños de Banco Central do Brasil firmaron una carta conjunta instando al gobierno a buscar una “recuperación verde”. La crisis, argumentaron, “abre la posibilidad de reanudar la actividad y, simultáneamente, construir una economía más resistente a los riesgos climáticos”.

“No tomar en cuenta los marcos de sostenibilidad podría ahuyentar las inversiones, ya que las compañías podrían optar por evitar un país que no respeta adecuadamente las normas ambientales”, dijo en una entrevista Marcel Balassiano, economista del grupo de expertos brasileño Getulio Vargas y exprofesor. Los administradores de activos internacionales han amenazado durante mucho tiempo con frenar sus inversiones en Brasil si el gobierno no controla ciertos factores sensibles como la deforestación.

Más allá de la urgencia inmediata derivada de la pandemia, los expertos argumentan que mejorar las calificaciones ESG a largo plazo de las corporaciones es vital para desbloquear un potencial económico más amplio. Los bancos más grandes de Brasil, por ejemplo, han firmado un acuerdo para apoyar el desarrollo sostenible en la región amazónica, una decisión que, según los analistas, podría ayudar a atraer inversores.

“Si algunos de los esfuerzos de recuperación de la pandemia estuvieran dirigidos a mejorar los factores ESG de las compañías, y especialmente el desempeño social, esto podría estimular el crecimiento económico”, dijo a Market Intelligence Ben Caldecott, director del Programa de Finanzas Sostenibles de Oxford en la universidad británica. “Los formadores de políticas deben fomentar la adopción de prácticas ESG por parte de las compañías, ya que tales esfuerzos pueden mejorar el desempeño macroeconómico a largo plazo”.

En un estudio reciente, Caldecott encontró una correlación positiva entre las puntuaciones ESG promedio de las compañías y el desempeño del PIB de sus países de origen. El informe, basado en países como Brasil y México, respalda el argumento de que una recuperación verde podría proporcionar una serie de beneficios a más largo plazo más allá del ámbito de los problemas ambientales y sociales en sí mismos.

El resultado general del estudio, dijo, fue que el PIB per cápita de un país mejoró cuando las compañías aumentaron sus puntuaciones ambientales (E), sociales (S) o de gobernanza (G) promedio. La puntuación de gobernanza, o G, ofreció la mayor ganancia promedio del PIB per cápita, con un 0,19% por cada unidad de mejora de la puntuación. El aumento del PIB per cápita para cada unidad de mejora de la puntuación ambiental o social fue de 0,06% y 0,10%, respectivamente.

“En todo el grupo de la muestra, un aumento en el desempeño ESG de las compañías en un país se asocia con un efecto positivo y estadísticamente significativo en los niveles de vida en ese país, medido por el PIB per cápita”, dijo Caldecott.

Are you interested in learning more?  Click here to speak to an ESG Specialist.

CONTACT US

 

The Americas

+1 800 402 8774

[email protected]

 

Europe, Middle East & Africa

+44 (0) 20 7160 9800

[email protected]

[email protected]

 

Asia-Pacific

+65 6597 6158

[email protected]

 

spglobal.com/esg

 

Copyright © 2021 by S&P Global Inc. All rights reserved.

These materials have been prepared solely for information purposes based upon information generally available to the public and from sources believed to be reliable. No content (including index data, ratings, credit-related analyses and data, research, model, software or other application or output therefrom) or any part thereof (Content) may be modified, reverse engineered, reproduced or distributed in any form by any means, or stored in

a database or retrieval system, without the prior written permission of S&P Global. The Content shall not be used for any unlawful or unauthorized purposes. S&P Global and any third-party providers, (collectively S&P Global Parties) do not guarantee the accuracy, completeness, timeliness or availability of the Content. S&P Global Parties are not responsible for any errors or omissions, regardless of the cause, for the results obtained from the use of the Content. THE CONTENT IS PROVIDED ON “AS IS” BASIS. S&P GLOBAL PARTIES DISCLAIM ANY AND ALL

EXPRESS OR IMPLIED WARRANTIES, INCLUDING, BUT NOT LIMITED TO, ANY WARRANTIES OF MERCHANTABILITY OR FITNESS FOR A PARTICULAR PURPOSE OR USE, FREEDOM FROM BUGS, SOFTWARE ERRORS OR DEFECTS, THAT THE CONTENT’S FUNCTIONING WILL BE UNINTERRUPTED OR THAT THE CONTENT WILL OPERATE WITH ANY

SOFTWARE OR HARDWARE CONFIGURATION. In no event shall S&P Global Parties be liable to any party for any direct, indirect, incidental, exemplary, compensatory, punitive, special or consequential damages, costs, expenses, legal fees, or losses (including, without limitation, lost income or lost profits and opportunity costs or losses caused by negligence) in connection with any use of the Content even if advised of the possibility of such damages.

 

S&P Global’s opinions, quotes and credit-related and other analyses are statements of opinion as of the date they are expressed and not statements of fact or recommendations to purchase, hold, or sell any securities or to make any investment decisions, and do not address the suitability of any security. S&P Global may provide index data. Direct investment in an index is not possible. Exposure to an asset class represented by an index is available through investable instruments based on that index. S&P Global assumes no obligation to update the Content

following publication in any form or format. The Content should not be relied on and is not a substitute for the skill, judgment and experience of the user, its management, employees, advisors and/or clients when making investment and other business decisions. S&P Global does not endorse companies, technologies, products, services, or solutions.

S&P Global keeps certain activities of its divisions separate from each other in order to preserve the independence and objectivity of their respective activities. As a result, certain divisions of S&P Global may have information that is not available to other S&P Global divisions. S&P Global has established policies and procedures to maintain the confidentiality of certain non-public information received in connection with each analytical process.

 

S&P Global may receive compensation for its ratings and certain analyses, normally from issuers or underwriters of securities or from obligors. S&P Global reserves the right to disseminate its opinions and analyses. S&P Global’s public ratings and analyses are made available on its Web sites, www.standardandpoors.com (free of charge) and www.ratingsdirect.com (subscription), and may be distributed through other means, including via S&P Global publications and third-party redistributors. Additional information about our ratings fees is available at www.standardandpoors.com/usratingsfees.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top of page