LOADING

Type to search

Share

Este año aceleró procesos que ocurrían lentamente en el negocio financiero. Alguien decía que vivimos tres años en tres meses. La relación puede ser exagerada, pero lo cierto es que el aislamiento social de las semanas pasadas forzó el uso de herramientas digitales de una manera impensable el 31 de diciembre.

En este tiempo también cambiaron otras condiciones de competencia. Las tasas de interés cero, el desempleo y la demanda global reducida afectarán los ingresos, los márgenes y las utilidades de los bancos y de todas las entidades que hagan préstamos.

Además, las fintech, que son compañías de tecnología que operan en tareas típicamente financieras, amenazan con llevarse una porción de la clientela de la banca. Unas fintech avanzan en su idea de convertirse en bancos digitales y competir con mayor velocidad y menores costos, contra los bancos establecidos. Otras proveen servicios cruciales para bancos establecidos y para sus retadores digitales.

Todo sumado augura una etapa de modificaciones fuertes en la industria financiera. Algunos serán los cambios típicos de post crisis, pero muchos otros serán más profundos por el deseo que tienen todos los jugadores de no quedarse atrás en una carrera que partió, eso sí, inesperadamente, sin que nadie hubiera anunciado que venía un disparo de largada.

Para entender el nuevo escenario, Latin Trade, con el patrocinio de la firma alemana Mambu, invitó a un grupo de CEOs y CTOs de fintech que operan en negocios diferentes. Estas son las concusiones de la discusión.

Cómo seguir siendo relevantes

La pregunta de fondo en un momento de transición es la de cómo seguir siendo relevante para los clientes. En un entorno en el que nadie tiene ganada la partida y con un consumidor financiero con más opciones y tal vez más dispuesto a tratar cosas nuevas, es un asunto crucial.

Las entidades que prosperarán en los próximos años serán las que puedan adoptar el cambio como un credo, resumió Edgardo Torres, Managing Director para América Latina de la fintech alemana Mambu. Con la crisis, dijo, pero también después de ella, habrá modificaciones regulatorias, cambios en los gustos y las aspiraciones de las personas y cambios en la tecnología. Por eso las entidades financieras exitosas serán las que adopten tecnologías que les permitan modificar su estructura a gran velocidad.

De un lado, herramientas que bajen costos y que permitan acoger nuevas aplicaciones de forma rápida. En este sentido, Software as a Service, propuso Edgardo Torres, resuelve el problema y ayuda a que los bancos salgan de inversiones enormes en equipos y licencias, y convierte sus gastos de inversión (Capex) en operativos (Opex).

De otra parte, mencionó la necesidad de usar arquitecturas abiertas para integrar nuevas aplicaciones y lanzar productos rápidamente. “Los patrones de consumo de los clientes cambiaron, pero van a seguir cambiando”, advirtió.

Operar en la nube, finalmente, le quita trabas técnicas al crecimiento acelerado. Esto ocurre, por ejemplo, cuando una startup pasa de 5.000 a 5 millones de usuarios y necesita acomodarlos rápidamente y fortalecer su sistema contable. Crecer en un data center es difícil y costoso dijo Edgardo Torres.

Juan Casián, CTO de la fintech Atrato Finance concordó con esa visión. Afirmó que en cualquier empresa – no solo financiera-, la innovación rápida, la integración continua y el crecimiento en los servicios, pasan por desarrollos en la nube, en especial de machine learning. La estrategia de cambiar las cosas cada hora y de hacer experimentos permanentes, necesita de machine learning.

También estuvo de acuerdo Miguel Ángel Rodríguez, CTO de Bien para Bien. Consideró que la principal lección de la pandemia está en que se debe invertir en la resistencia de la tecnología a cambios bruscos. Además opinó que se debe implantar un proceso de digitalización continua, montado sobre el desarrollo de esquemas de comunicación rápida y sencilla entre productos y servicios (APIS). Defendió fuertemente las herramientas que presentaros sus predecesores. “Definitivamente si las empresas no han migrado a la nube, deberían estar pensándolo ya, y desarrollar sobre modelos de machine learning. Las decisiones basadas en datos van a ser lo que los haga seguir siendo relevantes”, dijo.

La competencia

A la par con las herramientas de tecnología, cambiarán las normas y el elenco de jugadores de la industria. José Enrique López, CEO de Lendik piensa que, como en crisis anteriores, habrá ajustes regulatorios, en particular en cuanto a evaluación de riesgos y de respaldo de capital bancario.

Edgardo Torres mencionó cómo los reguladores latinoamericanos están cada vez más abiertos al uso de la nube y de otras tecnologías de pagos. Destacó que hace dos años Brasil autorizó la tenencia de datos fuera del país y Chile lo hizo el año pasado. Resaltó la ley fintech de México y los avances de Argentina en el uso de billeteras digitales. Posiblemente esa flexibilización se acelere en otros países de la región.

 Pero además vendrán modificaciones en la fisonomía del sector. Gustavo Romero, CEO Lendinc, espera que haya una consolidación rápida. Los bancos establecidos adquirirán fintechs para apoyar su capacidad de ofrecer mejores condiciones a sus clientes. En este proceso, opinó, América Latina dará mucho de qué hablar.

En una versión diferente del mismo asunto, José Enrique López, CEO de Lendik, cree que las relaciones entre el sistema financiero tradicional y las fintech cambiarán más bien en el sentido de colaboración en aspectos como el crédito. Estimó que la función principal de la banca tradicional es la de cuidar el ahorro de sus clientes y no la de dispersar créditos. Esto último podría quedar en manos de fintech.

La absorción o la colaboración son salidas viables a una situación en la que la banca tradicional parecería estar en desventaja.  Juan Casián la ilustra al comparar los minutos que toma la aprobación de un crédito en su empresa, Atrato Pago, con la ayuda de machine learning, frente al proceso de días, sucursales, papeleos y procesos de un banco tradicional.

La nueva frontera

La transformación, sin embargo, puede llegar más lejos. Hugo Villanueva, CEO de Toka International, cree que las fintech no están para limitarse a “jugar a ser banco”. Considera que liderarán sin duda la tendencia de forzar a los bancos a ir donde los clientes y no al revés como ocurre hasta ahora, pero pueden tener metas más ambiciosas.

Qué tal si, como lo hace Toka, desarrollan ideas de transacciones sin dinero. En una economía de intercambio un sistema inteligente de Big Data puede idear un trueque entre alguien que viva en Madrid y quiera vivir en Tokio, alguien en Tokio que necesite mudarse a Sidney y alguien de Sidney que tenga planes de residir en Madrid. Trueque. Sin dinero, por supuesto.

Los problemas de impuestos para las firmas de tecnología quedan resueltos de una manera singular. Como no hay dinero, no se cobran.

El mundo que tiene Villanueva en la cabeza no tiene préstamos, ni pagos de arriendos. Permite sí, “tomar un coche y dejarlo en tres cuadras y ya, o tomar un seguro que dure tres horas”. Lo interesante es que ninguna de esas visiones parece ciencia ficción, ni cosa del futuro distante.

Mientras todo eso aparece, Villanueva espera que muy pronto el cliente no tenga que “adaptarse a los productos del banco, a los requisitos del banco; a tomar un préstamo y trabajar 20 años para pagar una casa”.

Con esta visión concordó Fabián Saide, CEO de Paykii. Cree que lo fundamental está en comprender a los clientes y sus necesidades para hacer cosas realmente innovadoras y útiles. Propuso una metáfora: ellos necesitan estar secos, no tener un mejor paraguas. “La gente no necesita un mejor paraguas. No necesita una mejor app. Necesita que lo entiendas”.

Alerick Barba, CTO de Accede Educación, también fue partidario de evolucionar rápido en tecnología acercándola a los deseos de sus usuarios. La tarea, dijo, está en ver “cómo humanizamos esas plataformas para que nos escoja como opción”. Sugirió que para seguir siendo relevantes, hay que combatir la gran desconfianza de los usuarios frente a la tecnología incorporando mejores prácticas a los procesos de desarrollo.

La caza del talento

Fernando de la Torre CTO de Flux QR recordó un elemento crucial de todo este entramado de cambio: los líderes de los proyectos.

Mencionó cómo el papel de un CTO no es solo el de ser la persona que escoge la tecnología, sino que debe estar muy cerca del mercado. Su función estratégica lo debe obligar a estar del lado comercial. “Poner soluciones que no salgan de estar metido en los fierros o la tecnología, en el equipo de desarrollo, o si hacemos agile. Tener una posición estratégicamente relevante que haga crecer los productos de manera exponencial”.

El mundo financiero según McKinsey

Para el mundo financiero, el oráculo empresarial por excelencia es la consultora McKinsey. La firma les habla al oído a todos los grandes de la industria y sus socios han visto y oído casi todo lo que se puede ver y oír en el sector.

Gonzalo García Muñoz es uno de esos socios, especializado en el sector financiero. Opina que las entidades financieras que pretendan ser exitosas en los próximos años se deben modernizar para concordad con una nueva realidad.

Primero, deben ajustarse al cambio en los patrones de consumo, tanto en hábitos digitales, como en que las personas están más dispuestas a ensayar nuevas marcas.

De otro lado, deben entender muy pronto cómo refocalizar su agenda hacia los temas digitales. Esto implica mover recursos de Capex hacia el desarrollo de tecnología centrada en el usuario.

También deben reconstruir sus modelos de riesgo, fraude y cobranza para que funcionen adecuadamente en mundo digital.

Por otra parte, deben modificar sus modelos operativos para adaptarlos al trabajo en remoto, y también para integrar nuevos productos rápidamente. Esto, dijo, implica el uso de plataformas de arquitectura abierta.

Finalmente, tendrán que asegurarse de tener las personas con las calificaciones y los conocimientos adecuados para mover todos estos procesos.

Tags:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top of page