LOADING

Type to search

4ta. Cumbre nuclear NISLA en Buenos Aires

Elida Bustos | 
Share

¿Hacia dónde va la industria nuclear? Qué se dijo en la cumbre de Buenos Aires

La Cuarta Cumbre de la Industria Nuclear de América Latina reunió en Buenos Aires a expertos de empresas privadas y entidades gubernamentales. A continuación, las claves del negocio nuclear internacional para los próximos años.

1) Cobra fuerza la tendencia a ampliar la vida útil de las centrales nucleares. Se está llegando a la madurez en el grueso de las que están en operación en el mundo desarrollado y con un adecuado plan de modernización se puede aspirar a extender las licencias hasta 80 años de operación, aumentando los márgenes económicos.

Abrió el juego EEUU que hace pocos días anunció que autorizó a operar por 20 años más a los dos reactores de la  central de Turkey Point, en Florida. De esta manera, es la primera que aspira a llegar a los 80 años de operación.

En América Latina, Argentina una vez más fue pionera. En diciembre de 2018 terminó las tareas de mantenimiento y ampliación de vida útil de su central nuclear de Embalse, que comenzó a operar en 1984. No sólo operará 30 años más sino que se la repotenció, sumando un 6% a capacidad original de generación.

2) La industria avanza hacia los reactores modulares pequeños (SMRs). Varios países están desarrollando su tecnología y en los próximos años se definirá cuáles se imponen en el mercado internacional. Su importancia radica en:  a) capital inicial más bajo, b) menores tiempos de construcción, c) menor tiempo para comenzar a producir electricidad.

El desafío: cuáles van a ser los modelos (y de qué países) que se conviertan en estándar de la industria.

3) El calentamiento climático le devolvió protagonismo a la energía nuclear en los últimos años por ser una fuente de energía que no emite dióxido de carbono. Y cumple tres de los 17 objetivos de las Naciones Unidas para el Desarrollo (la Agenda 2030). Ellos son el 7, de energía asequible y no contaminante, el 9 como industria, innovación e infraestructura y 13, que es parte de la acción por el clima.

 

Citas destacadas:

Marcelo Salvatore, director de Nucleoeléctrica Argentina SA (NA-SA)

“El sector nuclear es una de las industrias más sofisticadas de la Argentina, la más icónica. Pudimos desarrollar un núcleo de profesionales especializados”.

Destacó el repotenciamiento de la Central Nuclear de Embalse durante las tareas de extensión de vida útil (que concluyeron en diciembre de 2018) como “algo que no es muy común”. Y anticipó que se está trabajando para extender la vida útil de la Central Nuclear Atucha I, pionera en América Latina, que cumplirá 50 años de operación en el 2024.

“Tenemos un fuerte compromiso en ser una voz en los diferentes organismos multilaterales. Tenemos ambiciones en el sector nuclear, y que la energía nuclear vuelva a representar el 14-16 por ciento de la producción energética en la Argentina”, dijo. (N.R. Esos porcentajes eran los que había en la década de 1990. En la actualidad la expansión de la red eléctrica a otras fuentes de energía redujo la participación nuclear a menos del 5 por ciento).

“Tenemos una oportunidad (en el mercado) internacional con el Carem”, dijo Salvatore respecto  del reactor modular pequeño (SMRs) que está construyéndose en el predio de Atucha, a 100 km de Buenos Aires. Argentina aspira a quedarse con entre el 15 y 20% de la futura demanda de SMRs del mercado internacional.

Sobre Brasil: “Está claro que defendemos la integración y la cooperación. La relación es un muy buen ejemplo no sólo en términos tecnológicos sino de seguridad”, dijo refiriéndose a la ABBAC, la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares.  “Es una gran defensora de la no proliferación nuclear y extremadamente proactiva en cuestiones de seguridad nuclear”.

  1. Argentina cuenta con tres centrales nucleares en operación (1790 MWe), tres centros atómicos para actividades de investigación y servicios de medicina nuclear presentes en prácticamente todas las provincias. El país domina también el ciclo del combustible, lo que demuestra el desarrollo alcanzado en tecnología nuclear.

 

Dohee Hahn Hahn, Director de la División de Energía Nuclear del Organismo Internacional de Energía Atómica.

“Hay 20 centrales en todo el mundo que buscarán llegar a los 80 años de operación”, dijo  el director de la División de Energía Nuclear del OIEA, Dohee Hahn. Y agregó que el tema de ampliación de vida útil ocupa un lugar relevante en la agenda internacional de la industria.

El experto destacó también que la innovación es un proceso esencial dentro de la industria nuclear y clave para la expansión del sector, que hoy se nutre de la revolución digital, con  utilización de big data y machine learning.

Para Hahn la industria nuclear en estos momentos se ve impulsada por la necesidad de frenar el cambio climático y por el crecimiento de la población mundial, que genera un aumento en la demanda de electricidad para tener mejores condiciones de vida. “Hay un acuerdo generalizado de que la energía nuclear tendrá un lugar importante en la lucha contra el cambio climático, porque es una energía limpia”.

Dijo también que “los tiempos de construcción de las centrales nucleares son críticos para los costos”, y agregó que están bajando, lo cual es una muy buena noticia para el negocio.

 

 

Celso Cunha, Presidente de ABDAN, Asociación Brasileña para el Desarrollo de las Actividades Nucleares

“En 2020 se definirán los lugares de construcción y diseño de (algunas de las futuras) centrales nucleares brasileñas”, dijo. Anticipó que se está a las puertas del anuncio de Plan Nuclear 2050, que contemplará la ampliación del parque nuclear entre 6 y 8 centrales.

Explicó que los reactores de III y III+ generación son los potenciales candidatos para la ampliación del parque nuclear brasileño, pero que para después del 2030 también se perfilan como factibles los reactores modulares pequeños de III o IV generación, por los menores costos de capital y tiempos de construcción que implican.

  1. Brasil tiene una capacidad instalada de 164 GW, de los cuales el 64% corresponde a centrales hidráulicas, el 14% a térmicas y 9,8% la nuclear. El resto se distribuye entre distintas fuentes de energía. Cada una de las nuevas centrales que el país planea construir hasta el 2050 ronda los 1.000 megavatios.

 

Ing. Carlos Gil Posadas, Coordinador Diseño de Módulos Comerciales (reactor Carem), Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), Argentina.

“Queremos ser una referencia internacional de la nueva generación de reactores modulares pequeños”, dijo el Ing. Carlos Gil Posadas, responsable de la comercialización del futuro reactor Carem 480. Y agregó que “CNEA tiene una historia de éxito en el diseño de reactores de investigación”.

El primer Carem –un reactor modular pequeño (SMR), llamado Carem 25– se está construyendo en el predio de Atucha, a 100 km de Buenos Aires. Este SMR opera con uranio levemente enriquecido y cuenta con sistemas pasivos de seguridad. Se lo diseñó de 25 megavatios de potencia (aunque va a generar 32) y el futuro desarrollo –denominado Carem 480– será un reactor de 120 mw, pensado para trabajar en cluster con hasta tres reactores más, con lo que llegaría a 480 megavatios instalados. El Carem 25 tiene un avance de la obra civil del 62%

“Dependiendo de las necesidades del cliente se puede poner un solo reactor (de 120 mw) o más. Esto facilita conseguir el capital”, dijo el experto.

Al Carem 480 también se le puede adosar una planta de desalinización, que puede potabilizar hasta 100.000 litros diarios de agua.

 

 

 

 

Tags:

You Might also Like

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top of page