LOADING

Type to search

Disipando la cortina de humo sobre el vaping

Share

Podría parecer que cada vez hay más espacios libres de humo de tabaco en gran parte del mundo y más países que prohíben fumar dentro de edificios y otros lugares públicos. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud proyecta que para 2025, habrá más de mil millones de fumadores en el mundo. Estos fumadores son conscientes del peligro que representa para sus vidas este hábito, pero también es cierto que es un hábito muy difícil de abandonar.

Desde hace años y con el desarrollo de la tecnología apareció una solución que podría ser una alternativa mucho menos peligrosa para la salud: el vaping, o cigarro electrónico. 

Sin embargo, este año en Estados Unidos y otros países hubo un brote de intoxicaciones pulmonares por el supuesto uso del cigarro electrónico. 

¿A qué se debe este repentino problema y cuál es su efecto sobre esta nueva forma de “fumar” o consumir nicotina?

Para profundizar en el tema y conocer mejor las ventajas y desventajas del vaping contra el cigarrillo tradicional, Latin Trade platicó con Roberto Sussman, Investigador Titular del Instituto de Ciencias Nucleares de la Universidad Nacional Autónoma de México y director de la Asociación Pro Vapeo.

¿Hay suficientes estudios para saber que el vaping es menos dañino que el cigarrillo tradicional?

El brote de intoxicaciones pulmonares súbitas que se ha dado en E.U.A no se deben al vaping.  Se debe a que se ha utilizado diferentes sustancias en los dispositivos como aceites de cannabinoides (THC) adquiridos en el mercado negro. Esa es la causa, y lo reconoce ya el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) en su último comunicado del 27 de septiembre. 

Esto es un fenómeno reciente, debido al uso de una sustancia adulterada. Es un fenómeno que no tiene más de dos meses, y es importante aclarar al público que el cigarro electrónico se ha estado utilizando por millones de personas, 10 millones en los Estados Unidos y 40 millones en todo el mundo, para dejar de fumar, pero con líquidos completamente distintos, líquidos basados en nicotina, que no tienen nada que ver con estos brotes. Entonces, cuando el cigarro electrónico se utiliza con las sustancias adecuadas, con líquidos que contienen nicotina, entonces no suceden estos brotes. Y en ese caso sí se puede decir que el cigarro electrónico es muchísimo menos dañino para los fumadores que el cigarrillo. 

 Además del uso de sustancias adulteradas, ¿Qué considera que es lo más importante que el público sepa sobre el vaping?

Lo primero es que se debe saber que usar los cigarros electrónicos con sustancias de THC adquiridos en el mercado negro es muy peligroso. Entonces lo primero que debe saber la gente es la causa-efecto. La causa no es el vaping en general, la causa es el vaping con estas sustancias. Como analogía, una persona que muere por beber alcohol adulterado, la causa es la adulteración de las bebidas. La causa no es ni la botella no el alcohol que fue sujeto a controles de calidad. Y aquí es lo mismo, lo primero que se debe saber es que no es a causa del vaping, es a causa del vaping con sustancias adulteradas.

También la gente debe saber que esto es un fenómeno reciente. Ha habido un uso continuo de cigarros electrónicos con nicotina en donde no ha habido ni un solo caso de intoxicaciones pulmonares súbitas.  

El vaping puede ser visto como una herramienta para dejar el tabaco ¿Hay evidencia de que los usuarios de cigarrillos electrónicos eventualmente dejan de usarlo por completo, o se convierte en un sustituto permanente al tabaco tradicional?

El uso de cigarro electrónico como reemplazo al cigarrillo si produce enormes beneficios al fumador, eso no es especulación, es un hecho experimental y de amplio consenso. 

El Instituto de Salud Pública del Colegio Real de Médicos del Reino Unido opinan que reduce el 95 por ciento del daño que causa fumar al haber una reducción a la exposición de los elementos tóxicos al eliminar la combustión. Si el cigarro electrónico no reduce el daño significativamente, entonces no tiene caso hablar de un sustituto, sería como cambiar de marca de cigarros, y no se trata de eso. Se trata de reducir sustancialmente el daño que causa fumar. 

El cigarro electrónico si está siendo utilizado a nivel poblacional para dejar de fumar. Hay pruebas demográficas que comprueban que eso está sucediendo. En el Reino Unido más de un millón y medio de personas han hecho esta transición del cigarrillo al cigarrillo electrónico. Hay estudios en Estados Unidos que también lo muestran. En ningún país donde hay uso extenso del cigarro electrónico ha aumentado la proporción de fumadores. Esto quiere decir que el cigarro electrónico no está reclutando no-fumadores, sino personas que de otra manera seguirían fumando. 

Además, recientemente se publicó un ensayo controlado y aleatorizado, que es el estándar de oro de los experimentos médicos, donde se comprobó que el uso del cigarro electrónico es dos veces más efectivo que las terapias de reemplazo de la nicotina (parches y gomas de mascar). Hay una proporción de usuarios que pasan del cigarrillo al cigarrillo electrónico, y después abandonan el cigarro electrónico. En el Reino Unido son alrededor del 40 por ciento, y el 60 por ciento lo siguen utilizando permanentemente. En ambos casos hay una ganancia en salud pública precisamente por la reducción de daños. 

 Por último, quiero comentar sobre la preocupación por el uso de estos dispositivos en adolescentes. Es una preocupación muy legítima, el cigarro electrónico no es un juguete, debe ser un producto de uso exclusivo para adultos, no para menores de edad. Tampoco se recomienda para no fumadores, mujeres embarazadas y debe estar estrictamente prohibido para menores de edad, por eso es urgente que las autoridades regulen el uso de las nuevas alternativas libres de humo considerando los estudios científicos que respaldan a estas alternativas.

 En Estados Unidos hay mucha alarma porque dicen que hay una epidemia del vapeo juvenil. Eso es categóricamente falso. No existe tal epidemia. Lo que ha sucedido en Estados Unidos es un enorme aumento en el uso de estos dispositivos en menores de edad, pero es un uso exploratorio. Hay que ver más allá de la pregunta que les hacen a los adolescentes. A ellos les preguntan ¿ha utilizado este dispositivo al menos una vez en los últimos 30 días? Esto es lo que ha aumentado, el uso exploratorio. Esta pregunta no distingue entre el que lo usa diario, que sería preocupante, y el que lo usa una vez al mes, que es nada más exploratorio. Cuando ve las estadísticas de quienes lo usan diariamente, o por lo menos 20 de los 30 días del mes, se da cuenta que es una proporción mínima, cuando mucho el 5 por ciento lo usan más de 20 días. Y si ve quiénes lo usan diario, se reduce al 1 por ciento. Y ese 1 por ciento que lo usa frecuentemente, también fuman. 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top of page