Carta del director

A veces se pierde la perspectiva. En el últi­mo cuarto de siglo el mundo cambió más que en milenos de existencia de la espe­cie humana. Basta recordar algunas cosas para demostrarlo. En 1994 internet funcionaba literalmente a medias. El 40% de los adultos en Estados Unidos, el país el líder en conectividad, tenía cuentas activas. Los celulares eran una rareza. Las empresas más grandes del mundo eran General Motors, Ford, ExxonMobil e IBM y las FAANG (las cinco acciones tecnológicas más populares y de mejor desempeño) no habían sido fundadas. Los bancos apenas empezaban a operar en línea y la escena financiera estaba dominada por las cuentas corrientes y los ATM. Del Nuevo Mundo tampoco hay que hacer descrip­ciones detalladas. […]

Related