México: Un Mal Vecino?

Por Arturo Franco, Nonresident Senior Fellow, Adrienne Arsht Latin America Center  

“México es una fuente de problemas para los Estados Unidos.” Esto opina más de la mitad de los norteamericanos —y dos de cada tres Republicanos— de acuerdo a una reciente encuesta de la empresa Vianovo que mide actitudes sobre México. Somos, en otras palabras, un mal vecino.

En términos generales, la reputación de México en EE.UU. es similar a la de países como Cuba y Colombia, con una opinión desfavorable de entre 40-45 por ciento de los encuestados. Esto no debe sorprendernos necesariamente, considerando los tipos de noticias y referentes culturales que se reciben de México en la mayoría de los hogares estadounidenses —desde Breaking Bad, hasta El Chapo Guzman. Pero si debe preocuparnos, sobre todo cuando se compara con un 75% de imagen favorable de nuestro tercer socio comercial, Canada.

—“¿Cómo describirías la economía de estos países?” preguntaron a los más de mil adultos que participaron en esta encuesta a través de YouGov. Solamente un 16% consideró que México es un país “moderno” mientras que más de 32 por ciento consideró que Brasil lo es. En realidad, la gran mayoría de nuestros vecinos piensa que somos una economía subdesarrollada.

En 2012, ante la misma pregunta, México representaba una economía “moderna” para 20% de los estadounidenses. El gobierno de Peña Nieto parece haber logrado el resultado opuesto al deseado. En 2016, el ciclo electoral en Estados Unidos ha puesto a México en el ojo de la tormenta por sus efectos tanto en la inmigración, como en la economía.

Por ello, hoy se ha vuelto más importante que nunca el poder separar los hechos de la ficción en la relación entre los dos países. México debe ofrecer una perspectiva despolitizada y objetiva sobre lo que representamos como socio comercial, proveedor de capital humano y financiero, y aliado geopolítico. Afortunadamente, algunas voces se han alzado recientemente para lograrlo.

El Centro Adrienne Arscht para América Latina del Atlantic Council, por ejemplo, ha lanzado una campaña llamada #WhyMexico, cuyo objetivo es romper los mitos de la relación bilateral. De ella se desprenden algunos datos interesantes. Por ejemplo, que México es el tercer mayor socio comercial de los Estados Unidos y el principal destino de exportación para 28 de los 32 estados de Estados Unidos. Este comercio apoya directamente a seis millones de empleos en Estados Unidos, y de manera indirecta, 14 millones de norteamericanos dependen del TLC para vivir.

De acuerdo a #WhyMexico, con la participación de México y Canada, Estados Unidos cuenta con un mercado regional de 480 millones de personas que le permite competir mejor contra países como China. Más de mil millones de dólares cruzan el Río Grande cada día, representando una de las fronteras más activas del mundo. Y el 40 por ciento del valor de las importaciones estadounidenses procedentes de México se genera en los Estados Unidos.

Para aquellos que creemos en la construcción de una América del Norte integrada, dinámica y próspera, es momento de actuar. De lo contrario, el 9 de Noviembre próximo podría ser conocido como el día del Mexit.

Related

La Cumbre del Futuro de la ONU en 2024: columna de Andrés Rugeles y Guillermo Fernández de Soto

Por Andrés Rugeles y Guillermo Fernández de Soto* La pasada...

Democracia y libertad de expresión en «retroceso» en América Latina

Por Andrés Rugeles * La libertad de expresión en América...