LOADING

Type to search

¿El crecimiento lento es la nueva normalidad de América Latina?

Share
El economista del Banco Mundial Augusto de la Torre advierte que podría ser, pero que la región ha construido un "mejor sistema inmunológico" para absorber los choques internacionales.

América Latina ha llegado al final de una "década de oro" marcada por el crecimiento medio del PIB regional de entre 5 por ciento y 6 por ciento al año, y ahora se enfrenta a un periodo en el que "la nueva normalidad" probablemente tendrá un promedio de alrededor de 2,5 por ciento anual, dijo Augusto de la Torre, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

Mientras que una desaceleración de este tipo podría haber generado una catástrofe financiera en una región en la que los auges y las caídas han tendido a ser la historia económica.Pero esta vez puede ser diferente. De la Torre dice que en la región de hoy se ha construido "un mejor sistema inmune", para evitar el impacto de las perturbaciones financieras internacionales, y se puede seguir avanzando si se aprende a encender y mantener el nuevo crecimiento, el desarrollo de una agenda social eficaz para su pueblo, conectar con la cadena de valor internacional y el uso de la inversión extranjera de manera más eficaz. De la Torre, ex jefe del Banco Central de Ecuador, habló en la Novena Conferencia Anual de Latinoamérica en Miami auspiciada por el Centro para Política Hemisférica de la Universidad de Miami.

En un reciente informe sobre América Latina y el Caribe, el Banco Mundial dijo que el PIB real creció un 2,5 por ciento en 2013 ", prácticamente sin cambios desde 2012, pero muy por debajo de años anteriores". En Miami, de la Torre señaló que el crecimiento regional durante la "década de oro" (que terminó en 2011) había sido el resultado de la "buena suerte", así como los cambios estructurales en la mayoría de las economías latinoamericanas, los altos precios de los bienes básicos (commodities) y buena liquidez . "Alrededor de 75 millones de latinoamericanos salieron de la pobreza en este período de diez años", dijo, "y aproximadamente 55 millones se unieron a la clase media. Actualmente, menos de un tercio de los latinoamericanos son pobres, y ahora tenemos más gente en la clase media que en la pobreza ".

Al mismo tiempo, la región pasó de ser un deudor al mundo a ser un prestamista para el mundo. Para la mayoría de la región, los problemas macroeconómicos parecen ser una cosa del pasado, debido a las reformas del gobierno, señaló. Pero el Caribe, Venezuela y Argentina aún deben hacer frente a las cuestiones macroeconómicas.

Un serio desafío para la región en el escenario de bajo crecimiento es la política social frente a las mayores expectativas de la clase media. "No podemos seguir ofreciendo el tipo de beneficios de desarrollo social que hemos visto en los últimos años", dijo. La insatisfacción que esto crea que ya se ha visto en una serie de protestas que han afectado a la región, desde las protestas masivas del año pasado en Brasil, a las protestas de la oposición en curso en Venezuela, y de los movimientos ocasionales en Argentina.

Si bien la región ha avanzado en el logro de la estabilidad y la reducción de su vulnerabilidad económica, las mejores políticas macroeconómicas por sí solas no resolverán los problemas de crecimiento. La nueva clase media quiere más oportunidades e igualdad. Los gobiernos tienen que cambiar la "inmovilidad generacional" que afecta a la región, dijo, que significa que "el lugar donde naces determina a dónde vaya en la vida." Este no es el caso de Corea del Sur, y los gobiernos latinoamericanos deben hacer mejoras reales en la educación para que "la sociedad no esté amañada en su contra. "La educación pública apesta", dijo de la Torre.

Para involucrar a la nueva clase media en el contrato social y la financiación de mejoras en los servicios sociales, la región necesita encender y mantener el crecimiento económico. Una forma de hacer esto es hacer que los inversionistas se entusiasmen con su país. Diferentes cosas se pueden hacer en diferentes países, dijo: Por ejemplo, acercándose a la paz en Colombia y encontrar la manera de vender energía hidroeléctrica barata para los países vecinos de Paraguay.

Para sostener el crecimiento, dijo de la Torre, la región necesita cerrar las "enormes brechas" en capital humano. El trabajo hoy tiene tres años más de educación que en el pasado, "pero es una educación pésima. Necesitamos más ingenieros".

Además, la región es menos competitiva que otras partes del mundo debido a la mala infraestructura general y una débil infraestructura de energía en particular.

Para ser más competitiva, "Tenemos que conectar con la cadena de valor global, y no mirarnos hacia adentro." La manufactura en los países asiáticos, por ejemplo, está muy conectada, pero en América Latina, sólo México es parte de la cadena de valor global.

El uso de la inversión extranjera efectivamente ofrece nuevas oportunidades para el crecimiento. Si bien la inversión extranjera directa "no es una bala de plata por sí misma", es "una forma de aprender", dijo. Existen oportunidades para la inversión y el crecimiento en toda la región en la alianzas público-privadas(PPP) en áreas vitales como la infraestructura de transporte, carreteras, puertos y aeropuertos. En Chile, las PPP se están utilizando para cárceles y hospitales. Estas alianzas pueden funcionar muy bien en grandes obras como sistemas de alcantarillado.

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.

Next Up

Scroll to top of page