LOADING

Type to search

Los bufetes españoles van por libre en Latinoamérica

Share
El primer bufete español rompe su alianza con despachos latinoamericanos y se lanza en solitario a la conquista del negocio jurídico de la región. No está solo en la aventura. El resto de los despachos miembros del Top Five de la península lo siguen. Las estrategias.

Garrigues movió ficha y el tablero jurídico iberoamericano experimentó un fuerte sacudón. El principal bufete de España y Europa anunció su salida de la alianza de despacho de abogados Affinitas – por él creada en 2004 – para comenzar su andadura en solitario en la región.  Esta decisión empuja a los principales despachos de uno y otro lado del Atlántico a salir ellos también al campo de juego. Muchas son ahora las preguntas que buscan respuesta, pero una cosa sí es segura: América Latina es la elegida para comenzar, y afianzar en algunos casos, la internacionalización de las firmas de abogados españolas.

Garrigues ejemplifica ese progresivo proceso de internacionalización de los bufetes.

“La idea de Garrigues a través de la alianza era llegar a una mayor integración con las firmas latinoamericanas miembros, integración que no fue finalmente posible. Después de discutirlo durante bastante tiempo con los miembros de la alianza, Garrigues decidió en mayo de 2013, salirse de Affinitas e implantarse en Latinoamérica, por sus propios medios, mediante oficinas propias en alguno de los países más relevantes de la región y contratando abogados locales, allí donde el asesoramiento en derecho local no tenga impedimentos regulatorios”. Así explica Javier Ybañez, socio responsable de la práctica latinoamericana de Garrigues, el paso dado por la empresa, cuya nueva etapa comienza con la apertura de sedes en Colombia, México y Perú, oficinas que se sumarán a la de Sao Paulo, operativa desde 2011.

Ybañez plantea la gran cuestión que desvela a los despachos con intención de desembarcar en América Latina: ¿alianza con socios locales u oficinas propias?

Pros y contras

Ybañez reconoce, que la estrategia de ir en alianza no les dio resultado. “Creemos que una alianza no resuelve determinados asuntos que nos preocupan y que son esenciales cuando queremos configurar un despacho con capacidades propias en la región para poder dar un apoyo de primer nivel a nuestros clientes”, afirma, para enseguida agregar: “temas como el control de la calidad, la homogeneización en el asesoramiento, los conflictos de interés, y las carreras profesionales, requieren, si queremos llegar a una práctica integrada y coordinada en la región, una presencia controlada por nosotros mismos”.

Con todo, sostiene que la integración de una firma local facilita mucho el camino en cuanto no supone empezar de cero, sino que se empieza con una estructura habituada a trabajar en el mercado local. “No obstante – añade - la integración de equipos ya formados en estructuras más grandes presenta también dificultades, las cuales tienen particularidades de especial complejidad en el mercado legal”.

Quien sí puede presumir de pionero en la región es el despacho Uría Menéndez, que se implantó en América Latina en 1998, acompañando a sus clientes en su desembarco en la región. El bufete optó por una estrategia mixta, ya que cuenta con oficinas propias en México, Sao Paulo, Santiago de Chile, Lima y Buenos Aires; pero también, comenta Eduardo Rodríguez-Rovira, socio y responsable de la práctica en América Latina, “mantenemos relaciones muy directas con firmas de otras jurisdicciones como Colombia, Uruguay, Venezuela, además de colaborar estrechamente con los mejores despachos de cada una de las jurisdicciones en que tenemos nuestras oficinas”.

Cuatrecasas, el otro gigante del mercado legal, rivaliza con Garrigues también en estrategia. Jaime LLopis, socio del despacho y coordinador de la práctica latinoamericana, explica que el modelo de la firma consiste en mantener una relación privilegiada con un gran despacho y estrecha relación con una serie de prácticas locales. Tener, como la define LLopis, “una lista corta de amigos”. ¿Qué significa exactamente? “Es clave, responde, tener mapeado el mercado local. Si un cliente nuestro tiene entre manos un asunto de envergadura lo derivamos al gran despacho; si el tema es menor, a los más pequeños, ya que le harán un excelente trabajo a menor costo”.  

Para Julio Veloso, socio responsable de internacionalización de Broseta, no hay una estrategia buena y otra mala. “Uno escoge la que cree mejor para su despacho. También es cierto que se puede cambiar la estrategia si uno no está conforme con los resultados, como hizo Garrigues”, sostiene.

No son pocos entre los habitúes de Plaza de Castilla, sede de los tribunales de Madrid,  los que tienen serias dudas con la decisión tomada por Garrigues. En voz baja, comentan que abrir oficinas en la región puede debilitar la marca porque, salvo con una muy importante inversión, perderá, en esos mercados, la condición de Top Five, la que ostenta en España y Europa.

Quien no tiene ninguna duda sobre lo que se encontrarán los despachos españoles al llegar a Latinoamérica es Borja Martínez-Echeverría, socio de la consultora Pérez + Partners. “Los españoles la van a tener muy difícil. Baker & MacKenzie está muy afianzado en la región, incluso su presidente ejecutivo mundial, Eduardo Leite, es brasileño. La firma inglesa Norton Rose entró en Colombia. La fusión angloamericana, DLA Piper fichó al ex presidente español José María Aznar como asesor para la zona”, destaca. Su socio, Miguel Ángel de la Manga Falcón, sostiene que la cultura e idioma no representan ventaja para los españoles, “porque los abogados latinoamericanos se forman en Estados Unidos, no en España”. Sin embargo, ambos subrayan que la competencia más fuerte será con los despachos locales. “Están preparados para enfrentarlos, no están en una situación de debilidad. El estado de alerta se disparó con el anuncio de Garrigues ”, enfatizan. Aseguran que comienza el “baile” por los fichajes. “Los que llegan le deben ofrecer a los mejores un plan de carrera seductor; mientras los locales se ven obligados a hacer lo propio para retener talento. Y ese es precisamente el paso que los latinoamericanos tienen que dar. Deben abrir el partnership. Definir cómo se va a retribuir a los nuevos socios”, explica De la Manga Falcón. Más gráfico se muestra Borja: “De lo que se trata es de cómo se va a repartir el pastel”.

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.

Next Up

Scroll to top of page