LOADING

Type to search

Implicaciones de negocios de las elecciones en El Salvador y Costa Rica

Share
LBC revisa qué esperar en los dos países después de las elecciones recientes.

El jueves, El Salvador publicó los resultados finales que confirman a Salvador Sánchez Cerén del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación (FMLN) como vencedor.En Costa Rica - que también se enfrentó a una elección de desempate después de que las elecciones presidenciales del 2 de febrero no dieron un ganador -  el candidato Johnny Araya del partido en el poder, el Partido de Liberación Nacional (PLN), retiró su candidatura la semana pasada, allanando el camino para la victoria de Luis Guillermo Solís del Partido Acción Ciudadana (PAC).

Con estas dos elecciones prácticamente decididas, LBC habló con Franco Uccelli, director ejecutivo de investigación de mercados emergentes en J.P.Morgan, sobre las implicaciones económicas de las dos elecciones

En El Salvador, Sánchez Cerén, un ex guerrillero marxista, recibió el 50.11 por ciento de los 3 millones de votos en comparación con el 49,89 por ciento para el ex alcalde de San Salvador Norman Quijano del conservador Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) - o una diferencia de un poco menos de 7.000 votos.). Los dos candidatos se enfrentaron entre sí en una segunda vuelta después de que ningún candidato recibió una mayoría de votos en la primera vuelta el 2 de febrero.Este resultado iba en contra de las encuestas preelectorales que predecían una cómoda ventaja de dos dígitos para Sánchez Cerén.

Según los analistas, la victoria fue más apretada de lo previsto debido a que los votantes del ex tercer candidato - Tony Saca –cambiaron su lealtad a Quijano entre la primera y segunda rondas, así como a una campaña inteligente de ARENA en los medios de comunicación que conectó las continuas protestas y disturbios en Venezuela con  Sánchez Cerén, alegando que era un candidato con un estilo similar al de  Hugo Chávez.Teniendo en cuenta el pasado de Sánchez Cerén, algunos han planteado que va a significar un "giro a la izquierda" para el país, que durante los últimos cinco años ha sido dirigido por el político más centrista Mauricio Funes también del FMLN.Ahora, con el resultado de esta votación, un giro a la izquierda parece aún menos probable. Los salvadoreños están lejos de dar Sánchez Cerén un mandato para introducir el tipo de cambios que él podría hacer.

"La administración debe estar en algún lugar entre la izquierda moderada y la izquierda radical", dice Uccelli.El actual presidente, Mauricio Funes es mucho más moderado que la vieja guardia del partido, que tiene sus raíces en la guerra civil de la década de 1980. Sin embargo, sus políticas, que han demostrado ser populares, se han centrado en la inversión social, incluyendo el suministro de comidas en las escuelas y la ayuda a las mujeres.

El gobierno de Sánchez Cerén definitivamente continuará estas reformas, y tal vez profundizará en ellas, dice Uccelli. También se ha comprometido a crear empleo, fomentar la pequeña empresa, y emplear un enfoque de "mano inteligente" a la delincuencia, lo que favorece el fortalecimiento de la policía sobre los militares en la lucha contra la delincuencia transnacional de drogas. Mike Allison, profesor de la Universidad de Scranton, con quien LBC habló en febrero, también dice que el FMLN sería más sensible a las preocupaciones ambientales y se ha opuesto a la apertura de la minería en el país, un hecho que podría tener consecuencias económicas para el país que ha sufrido el lento crecimiento económico en los últimos años.

. "Los tiempos han cambiado para los líderes de izquierda en la región, y es muy difícil de aprobar una plataforma de izquierda a menos que estés sentado en las reservas de energía o minerales importantes", dice. "Además, teniendo en cuenta la dependencia de El Salvador de Estados Unidos" - tanto en ayuda como en remesas - "ningún presidente de El Salvador podría darse el lujo de antagonizar con el país, especialmente desde que países como Venezuela son mucho menos generosos de lo que solían ser", añade

Mientras tanto, en Costa Rica, el retiro de Johnny Araya de la carrera ha allanado el camino para que Luis Guillermo Solís logre la victoria el 6 de abril: mientras Araya se ha retirado de la carrera, su nombre seguirá apareciendo en la boleta electoral.Araya perdía frente a Solis en las últimas encuestas por casi 40 puntos porcentuales. Su retirada aseguró la victoria de Solís, que traerá al PAC a la presidencia por primera vez.

Solís, ex diplomático, realizó una campaña de lucha contra la corrupción, un tema que se ha vuelto muy popular entre los costarricenses, debido a los numerosos escándalos de corrupción que plagaron la actual administración de Laura Chinchilla. Solís se comprometió a mejorar la infraestructura del país y atraer más inversión extranjera, pero también se comprometió a ser más respetuoso del medio ambiente. Su victoria traerá su partido - el PAC –a la presidencia por primera vez. "El mercado sabía qué esperar del partido de gobierno PLN, pero el PAC es una incógnita", dijo Uccelli.

Viniendo de un partido más pequeño, Solís también enfrentará desafíos para conseguir legislación en el Congreso, ya que su partido carece de mayoría.

"La verdadera pregunta para el mercado es cómo Solís se ocupará de la política fiscal", agregó, y señaló que el candidato solo ha propuesto una promesa de no subir los impuestos en sus primeros años en el cargo. Costa Rica en la actualidad se enfrenta a los desafíos fiscales debido al débil crecimiento económico y a la deuda del gobierno que ha crecido de manera significativa en la actual administración. En septiembre de 2013, Moody´s puso al país la calificación de panorama económico negativo citando el aumento del déficit fiscal, el aumento de la deuda, y el fracaso del gobierno para aprobar una reforma fiscal.

"Si la situación se torna más grave, tal vez tendrá que dar marcha atrás - pero si cumple sus promesas, podríamos ver algunos efectos negativos en los precios de los bonos."

Sin embargo, Solís tiene un mes para presentar más detalles de lo que será su presidencia. "Tal vez en las próximas semanas vamos a ver lo que él tiene que decir", dice Uccelli.

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Previous Article
Next Article

Next Up

Scroll to top of page