LOADING

Type to search

Ciudades de América Latina deben aprender a acceder a financiación global

Share
Ayudar a las ciudades a financiar infraestructura es un gran desafío

Las ciudades de América Latina tienen que construir nuevos modelos de negocio para financiar proyectos de infraestructura y aprender como acceder a la financiación privada que está disponible de una variedad de fuentes a nivel global.

Al usar la información de forma más inteligente, haciendo más flexibles las políticas de responsabilidad fiscal y enfocarse en cómo lograr que las ciudades tengan mayor capacidad de recuperación son formas que harán más fácil movilizar financiación para infraestructura, concluyó un panel sobre revitalización de ciudades realizado durante la reunión de Clinton Global Initiative (CGI) en Rio de Janeiro en diciembre pasado.

El panel, que forma parte del primer evento de CGI en América Latina, incluyó a Michael Berkowitz, director gerente de la Fundación Rockefeller, Louise Goeser, presidenta ejecutiva de Siemens SA de CV, Eduardo Paes, alcalde de Río de Janeiro y Susana Villarán, alcaldesa de Lima, y fue moderado por el ex presidente de Costa Rica José María Figueres Olsen.

América Latina es la región más urbanizada del mundo, con un 80 por ciento de la población que vive en las ciudades, lo que se compara con el 50 por ciento a nivel mundial. Las ciudades necesitan US$1.400 millones de financiación para la infraestructura de cada año, y US$1.000 millones serán financiados por las propias ciudades, según un estudio del Banco Mundial. Al mismo tiempo, hay inversionistas que buscan financiar proyectos de infraestructura, pero las ciudades tienen problemas para llevar esos proyectos a una etapa en la que sean financiables, dijo Berkowitz de la Fundación Rockefeller.

 “Ayudar a las ciudades a llenar ese vacío para acceder a la financiación es fundamental”, dijo.

Los alcaldes y los burócratas de las ciudades a menudo no tienen las habilidades para comprender a los actores involucrados en organizar la financiación de grandes proyectos de infraestructura, añadió Berkowitz. Además, el tiempo que se necesita para movilizar la financiación y completar estos proyectos suele ser mucho más largo que el ciclo político.

Un tercer reto para los alcaldes es que con frecuencia las ciudades necesitan la aprobación del gobierno central para acceder a la financiación de las grandes organizaciones internacionales o empresas privadas, dijo el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes.

"Los gobiernos centrales hacen la vida muy difícil", dijo. "Las ciudades necesitan un vínculo directo con las instituciones que financian los proyectos."

En Brasil, los estados y municipios se enfrentan a límites estrictos sobre el endeudamiento desde 2000, cuando la Ley de Responsabilidad Fiscal rescató a los gobiernos locales que habían tomado deudas que no podían pagar. Una de las condiciones era la aceptación de límites en el total de los niveles futuros de deuda. La ley fue un paso clave en el posterior éxito de Brasil en la estabilización de la economía y mantener el crecimiento, y en varios otros logros de la última década, incluyendo la reducción de la inflación a niveles manejables, obtener el estatus de grado de inversión, y sacar a millones de la pobreza extrema.

Trabajar para que las ciudades sean más resistentes – con más capacidad de responder y recuperarse de las tensiones crónicas como la escasez de alimentos, agua y energía, y de los choques agudos como las tormentas, los terremotos y los ataques terroristas - también ayuda a alcaldes a obtener acceso a la financiación, dijo Berkowitz.

"Si las ciudades están mejor organizadas en torno a este tema de la resistencia, serán más capaces de conectar los puntos internos y obtener más de las iniciativas que desarrollan en este momento, y serán capaces de recibir todas las soluciones que están ahí fuera, '', dijo.

La Fundación Rockefeller en mayo de 2013 anunció un compromiso de US$100 millones para construir resistencia urbana en ciudades de todo el mundo. El “100 Resilient Cities Centennial Challenge” es la selección de 100 ciudades que recibirán apoyo técnico y recursos para el desarrollo e implementación de planes para la resistencia urbana. Con esta iniciativa, la Fundación ayudará a las ciudades a aprovechar miles de millones de dólares adicionales en financiación de infraestructura.

Para Louise Goeser, presidenta ejecutiva de Siemens SA de CV, la creación de sistemas que permitan a las ciudades compartir su experiencia con las soluciones a los problemas de infraestructura es clave para el crecimiento sostenible. Siemens y la Economist Intelligence Unit crearon un Índice de Ciudades Verdes, que evalúa cómo las ciudades verdes y sostenibles se basan en nueve criterios que incluyen el uso del suelo, la gestión de residuos y las emisiones de CO2.

"El objetivo principal era crear una gran biblioteca de las mejores prácticas que pueden compartirse entre las ciudades sobre cómo sus problemas pueden ser compartidos con las soluciones innovadoras de otros", dijo Goeser.

El futuro tiene que ver con la información y cómo los ciudadanos y las autoridades pueden acceder y compartir información que ayudará a construir ciudades más sostenibles, agregó.

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Previous Article

Next Up

Scroll to top of page