LOADING

Type to search

Costa Rica y El Salvador van a segunda vuelta

Share
En los dos países produjeron elecciones muy competidas y los ganadores se definirán en la segunda vuelta.

El domingo los votantes en Costa Rica y El Salvador fueron a las urnas para elegir a sus nuevos presidentes. Las competencias en los dos países incluyeron tres candidatos, y la competencia fue muy apretada: ningún candidato tiene una mayoría de los votos en las últimas encuestas. Según los resultados del lunes en la mañana ningún candidato rompió el umbral de las elecciones del domingo - 40 por ciento de los votos en Costa Rica, y el 50 por ciento en El Salvador –. Lo que indica que se realizará una segunda vuelta en las elecciones entre los dos principales candidatos. LBC consultó con el profesor Mike Allison, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Scranton y autor del blog Centroamericano Política (http://centralamericanpolitics.blogspot.com/), sobre cómo avanzan las elecciones, y lo que se puede esperar.

El Salvador

En El Salvador, tres candidatos compitieron para suceder al presidente actual Mauricio Funes. Funes, que está desde 2009, fue el primer candidato en ganar una elección por el Frente de Liberación Nacional Farabundo Martí (FMLN). Un partido político nacido de grupos de guerrilla de izquierda de la guerra civil de 13 años en el país (1979-1992).

La elección se dividió entre tres candidatos. En representación del titular FMLN estaba el actual vicepresidente Salvador Sánchez Cerén. Se enfrentó a Norman Quijano, ex alcalde de la capital, San Salvador, de la Alianza Nacional Republicana conservadora (ARENA), así como Antonio Saca, un ex presidente (2004-2009), quien rompió con ARENA en 2010, y estaba compitiendo bajo la bandera del Movimiento de Unidad. Los resultados de la elección mostraron a Sánchez Cerén muy cerca del umbral con el 48,9 Por ciento de los votos. Los dos se enfrentarán en una segunda vuelta el mes próximo.

La competencia estuvo llena de cambios. La candidatura de Saca convirtió la carrera en un triple empate e introdujo incertidumbre en la elección. Allison dice que las encuestas no fueron consistentes durante la campaña, aunque la mayoría puso a Sánchez Cerén a la cabeza. Una encuesta antes de la elección de Gallup-CIP mostró a Sánchez Cerén, con alrededor del 47 por ciento de los votos, a Quijano con alrededor de 36 por ciento, y Saca en un distante tercer lugar, recibiendo entre el 14 y 16 por ciento. La pregunta ahora es quién será el favorito para la segunda vuelta. Si el voto será más favorable para Quijano si recibe los votos conservadores de Saca o si Sánchez Cerén continuará en su buen momento. "La política salvadoreña está dividido históricamente entre un tercio de los votantes para el FMLN, un tercio de ARENA, y un tercio de indecisos", dijo Allison.

¿Qué diferencia a los dos candidatos? Sánchez tiene una reputación de representar una línea más dura de izquierda que el actual presidente Mauricio Funes. "Sánchez estaría definitivamente a favor de la implementación de una política exterior e interior similar a la de otros países de la Alianza Bolivariana [una línea política fundada por la Venezuela de Chávez]", dice Allison. Sin embargo, Allison también advierte que el país tiene una gran cantidad de restricciones estructurales para ver cambios similares a los de Venezuela. "El Salvador es altamente dependiente de los Estados Unidos", señala Allison. "Tiene una diáspora de casi 2 millones de personas que viven en los Estados Unidos - una gran proporción en un país de 6 millones. Esa diáspora envía remesas a sus hogares que equivalen a 16.5 por ciento del PIB del país. "Más allá de eso, Estados Unidos es el mayor socio comercial del país, y una de las principales fuentes de recursos de seguridad pública para el país. "Tome todo esto en cuenta, y la disminución de la generosidad de Venezuela, y la perspectiva de un cambio radical no es tan extrema."

Sánchez Cerén también se ha comprometido a crear empleo, fomentar la pequeña empresa, y emplear un enfoque de "mano inteligente" para enfrentar la delincuencia, lo que favorece el fortalecimiento de la policía sobre los militares en la lucha contra la delincuencia transnacional de drogas. Allison también dice que el FMLN sería más sensible a las preocupaciones ambientales y se ha opuesto a la apertura de la minería en el país. En 2012 el PIB de El Salvador creció un 1,6 por ciento.

Quijano de ARENA se ha posicionado como el candidato del libre mercado, el pro-empresarial, y se ha comprometido a atraer la inversión extranjera y mejorar la facilidad de hacer negocios. Aún así, Allison dice que probablemente no va a cambiar mucho el modelo económico actual de El Salvador. "Funes ha instituido una política económica centrista con ideas de centro-izquierda y centro-derecha", dice Allison. "Él ha instituido una gran cantidad de programas sociales - como la leche gratuita a los escolares, y los créditos a los agricultores - que sería difícil eliminar". Allison dice que un presidente de ARENA estaría menos preocupado con las regulaciones ambientales y estaría abierto a volver a abrir el país a la minería.

En materia de seguridad, Quijano se ha comprometido a poner en práctica un enfoque de "mano dura" para el tráfico de drogas, confiando más en la intervención militar. También ha criticado la tregua de pandillas orquestada en 2011, con la que se logró reducir drásticamente la tasa de homicidios en el país, como una "traición" al país. Allison añade que es menos probable que avancen los juicios contra ex políticos de ARENA acusados ??de corrupción bajo la presidencia de Quijano.

Las acusaciones de corrupción han afectado a la ARENA en las últimas semanas. Un ex presidente y consejero de Quijano, Francisco Flores, quien se desempeñó en el cargo desde 1999 hasta 2004, fue encontrado la semana pasada tratando de huir a Guatemala para escapar de la acusación por la apropiación indebida de entre US$ 10 y US$ 15 millones en asistencia por desastre suministrada por Taiwán después del terremoto de El Salvador en 2001. Esto viene de la mano de una serie de otros juicios por corrupción de antiguos dirigentes. Algunos en la derecha han bautizado como una "cacería de brujas política" antes de las elecciones - un sentimiento que no se pierde entre algunos salvadoreños.

El FMLN espera que el disgusto por la corrupción de ARENA podría ayudarlos en la segunda vuelta.

Costa Rica

En Costa Rica, 13 candidatos compitieron en las elecciones para elegir al sucesor de la actual presidenta Laura Chinchilla. Sin embargo, de los 13, tres avanzaron muy por delante del resto.

Por el Partido de Liberación Nacional (FLN), que está en el gobierno, está Johnny Araya, ex alcalde de la ciudad capital de San José, que está compitiendo con José María Villalta y Luis Guillermo Solis del Partido de Acción Ciudadana (PAC). Las encuestas variaron mucho antes de la elección, aunque cada candidato en general tuvo el 20 por ciento de los votos con Araya y Villalta ligeramente por delante. Sin embargo, los resultados de la elección del domingo ponen a Solis a la cabeza con cerca del 30,6 por ciento por ciento frente a Araya con el 29,8 por ciento. Villalta terminó con cerca del 17 por ciento y aceptó una derrota el domingo.

La popularidad de la presidencia de Chinchilla ha caído desde que asumió el mando en 2009: una encuesta de 2012 por Mitofsky colocó su índice de aprobación de sólo el 13 por ciento - el más bajo de cualquier presidente en las Américas. Una encuesta de julio de 2013 mostró que había caído a sólo el 9 por ciento. Su presidencia ha estado plagada de una serie de grandes escándalos de corrupción, la incapacidad de aprobar la reforma fiscal, la creciente deuda nacional, y el aumento de las tasas de delincuencia relacionadas con el tráfico internacional de drogas.

Dado su legado lleno de problemas, los tres principales candidatos centraron sus campañas sobre cómo iban a gobernar de manera diferente a Chinchilla. Las tres plataformas están enfocadas a mejorar la infraestructura del país, el incremento del turismo, y la limpieza de la capital del país, dice Allison.

Las encuestas iniciales favorecieron a Araya, el candidato del partido de Chinchilla (FLN) y parecía que iba a ganar con facilidad la primera ronda. El ex alcalde de San José compite bajo la plataforma socialdemócrata del partido, pero hace hincapié en cómo va a gobernar de manera diferente de Chinchilla. Al principio de la elección, Araya obtuvo el apoyo de muchos de los principales políticos del país, presentando una imagen de unidad nacional. Sin embargo, cuando Araya dejó el cargo de alcalde de San José en julio de 2013, la prensa local informó que era culpable de muchos de los pecados que él le criticó a Chinchilla, incluyendo la ineficiencia, la corrupción, la mala gestión de los fondos públicos, y el gasto excesivo del gobierno. Esto allanó el camino para que sus competidores ganaran fuerza, dice Allison.

Su competidor más prominente parece ser José María Villalta del izquierdista Frente Amplio. Villalta fue un representante en el parlamento de Costa Rica y se destacó como un feroz crítico de Chinchilla. Él ha sido un fuerte crítico de la corrupción, defensor de los derechos humanos, y abogó para que el país se aleje de la religión católica como la religión del Estado y avance hacia la secularización. Sin embargo, también se ha mostrado más abierto a negociar con el otro gobierno de izquierda de América Latina, y criticó el acuerdo de libre comercio entre Costa Rica y los Estados Unidos, llevando a algunos de la derecha a etiquetarlo de comunista. "Está sin duda más a la izquierda, pero le falta una base establecida en el Congreso, lo que hace más difícil que pueda avanzar en su plataforma", dice Allison.

Solis, un ex diplomático, compitió con una campaña anticorrupción, un tema que se vuelto muy popular entre los costarricenses durante los numerosos escándalos de corrupción en la administración Chinchilla. Tal como los otros candidatos, él también prometió mejorar la infraestructura del país y atraer más inversión extranjera, pero también prometió ser más ecológico. Solis apareció de tercero en las encuestas durante gran parte de la campaña, pero llegó al primer lugar el domingo tras una pequeña victoria sobre Araya. Los dos ahora se enfrentarán en otra elección en abril.

Predecir ahora quien saldrá victorioso en la competencia es difícil, dicen analistas consultados por LBC.

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.

Next Up

Scroll to top of page