LOADING

Type to search

Share
Amplio espacio para aduana y migraciones, un sistema de alta capacidad para procesar el equipaje y tiendas de lujo han convertido al aeropuerto internacional de Bogotá en uno de los más agradables de Latinoamérica.

Durante décadas, el Aeropuerto Internacional de El Dorado en Bogotá, Colombia, ha sido una de las más ajetreadas terminales aéreas de América Latina, clasificándose primero en función del tonelaje de carga procesada y tercero en cuanto al tráfico de pasajeros, el cual hoy ha aumentado a bastante más de 20 millones de personas por año. Sin embargo, el aeropuerto fue envejeciendo y también se ganó otra distinción, aunque dudosa: se lo consideró ampliamente como uno de los más anacrónicos, feos y poco funcionales de la región. Pero esto ha cambiado ahora, ya que la nueva Terminal Internacional, arquitectónicamente sorprendente, adquiere categoría mundial en todos los aspectos.

 

Anteriormente viejo y derruido

Antes de que se construyera la nueva terminal, el aeropuerto de medio siglo de antigüedad y sus edificios auxiliares, perfectamente adecuados a las necesidades de fines de la década de 1950 cuando fueron construidos, se habían convertido en algo así como una vergüenza nacional. Los pasajeros internacionales que allí llegaban debían soportar largas filas en ambientes escasamente iluminados mientras esperaban para pasar por los mostradores de migraciones y aduana. Para quienes desembarcaban por primera vez en Colombia, la experiencia del aeropuerto reforzaba poco halagadores estereotipos sobre una infraestructura y servicios inadecuados.

  

Nuevo diseño elegante

Hoy, no obstante, El Dorado recupera sus áurea características. "Como alguien que ha usado el viejo aeropuerto muchas veces, el nuevo El Dorado es un ejemplo magnífico de la transformación de una terminal aeronáutica", dice Juan Abelardo Carles, editor de Panorama de las Américas, la revista de a bordo de la compañía panameña Copa Airlines. "De un aeropuerto pequeño, hacinado y que no concordaba con una ciudad de la importancia de Bogotá, El Dorado se ha convertido en una gran terminal moderna, amistosa y aireada. El diseño exterior de la nueva terminal es espectacular, y tiene una multiplicidad de espacio para los servicios de aduana y migraciones". Para completar su atractivo, cuenta con una lujosa área de tiendas minoristas libres de impuestos y tradicionales adyacente a las puertas de embarque internacionales. El espacio de compras tiene el aspecto de un lujoso shopping con boutiques, bares y restaurantes especializados.

 

Manejo del equipaje, seguridad

El elegante diseño de la nueva terminal, definido por masivas paredes de vidrio y columnas de acero inoxidable, incorpora varias características de vanguardia. El uso extensivo de vidrio transparente, por ejemplo, aprovecha la luz natural y minimiza la necesidad de fuentes artificiales de iluminación. En la lluviosa ciudad de Bogotá, un sistema destinado a recoger y reciclar el agua de lluvia era una prioridad del diseño. Para facilitar la llegada de los visitantes del extranjero, el sistema integrado de procesamiento de equipaje de la terminal, que según el aeropuerto es el más avanzado de Latinoamérica, puede manejar un 225% más equipaje que el sistema anterior. La seguridad, sobre la que siempre se pone énfasis en Colombia, se maneja mediante un sistema de tres niveles que enfoca la detección de armas de fuego, drogas y explosivos.

 

Más renovaciones en el futuro

La vieja terminal internacional, que ahora centraliza los vuelos locales, también será reemplazada por nuevas instalaciones. Una tercera terminal, separada físicamente y conocida como Puente Aéreo, es usada exclusivamente por Avianca para sus rutas nacionales y sigue siendo parte integrante del complejo El Dorado. Una nueva terminal de carga completará la reinvención del aeropuerto. Su finalización está prevista para 2014 con un costo proyectado de US$650 millones.

 

Cuando todas las renovaciones del aeropuerto estén terminadas, sus secciones integradas nacional e internacional incluirán 56 puertas de embarque, 144 mostradores para chequeos y espacio de estacionamiento para más de 50.000 vehículos. Por su fuerte énfasis en el servicio al cliente y características de confort, el aeropuerto seguramente impresionará aun al viajero más experimentado.

 

"Con la terminación del nuevo El Dorado", observa Carles, "nuestro aeropuerto de Tocumen en Panamá tendrá fuerte competencia. Pero eso será bueno para la región".

 

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Scroll to top of page