LOADING

Type to search

Demoras, fraudes y escasa seguridad en el aeropuerto de Caracas

Share
Necesitará tiempo extra y enfrentará inconvenientes cuando use el aeropuerto venezolano de Maiquetía.

El principal aeropuerto de Venezuela, Maiquetía, o Aeropuerto Internacional de Maiquetía "Simón Bolívar", como se lo conoce formalmente, es la más importante puerta de entrada para los visitantes que llegan del extranjero. Sirve como punto de acceso para quienes se dirigen a la cercana Caracas, a tan solo 30 minutos de taxi de distancia. También es una escala relevante en los vuelos locales a otros destinos venezolanos de negocios o vacaciones. Situado sobre la costa del Caribe y con un movimiento en 2012 de más de 10 millones de pasajeros según informes, en este aeropuerto se están realizando renovaciones desde hace más de diez años. Sin embargo, el lento ritmo de los trabajos y el siempre creciente número de arribos y partidas han desbordado un aeropuerto que ha resultado, en muchos aspectos, obsoleto e inadecuado por muchos años.

 

Largas filas y falta de información

La recomendación corriente para los pasajeros internacionales de llegar al aeropuerto tres horas antes de la partida se aplica especialmente en Maiquetía, donde las demoras para el chequeo en los mostradores de las aerolíneas son crónicas. También, el aeropuerto carece de un número suficiente de monitores de video con información sobre los últimos arribos y partidas como para satisfacer las necesidades de los pasajeros, de manera que es difícil averiguar qué puerta de embarque le corresponde a uno y si su vuelo está en hora.

 

Los ofrecimientos de ayuda desembocan en estafas

Muchos visitantes extranjeros, cuando llegan a Maiquetía para partir en un vuelo internacional, son abordados por un joven pulcramente vestido con una placa de aspecto oficial colgada al cuello, quien les ofrece ayuda.

 

Dadas las largas filas de pasajeros y la confusión general que prevalece durante las horas pico del aeropuerto, puede ser tentador aceptar cualquier ofrecimiento de asistencia. El truco es que él anuncia estar allí para ofrecer ayuda, como una cortesía, a los viajeros extranjeros. Le dice al pasajero que debe pagar 200 bolívares (al tipo de cambio oficial, aproximadamente US$50), como tasa de salida. El artista del timo mostrará luego un formulario de apariencia oficial donde se solicita la información acostumbrada: el nombre del pasajero y el número de vuelo. El joven aconseja entonces al viajero: "Usted no tendrá que hacer esa larga cola", luego le pide los 200 bolívares para acelerar el proceso y devolverle el formulario aprobado. Nunca más se lo verá.

 

Más tarde, el pasajero se entera de que Venezuela no grava con una tasa las partidas. Según el propio portal de Internet del aeropuerto, "Los pasajeros que entran al país con visa de turista y permanecen en él menos de 30 días no deben pagar Tasa de Partida".

 

Medidas de seguridad insuficientes

Quienes pasen por seguridad en Maiquetía encontrarán el ritmo lento y los procedimientos, comparados con los de otros aeropuertos internacionales, poco estrictos. Detectores de metal fuera de funcionamiento permanecen ociosos juntando polvo. En un día cualquiera para los viajeros de negocios, es probable que solo una unidad esté operando, lo que aumenta significativamente el tiempo que lleva pasar por los controles de seguridad. Palpamientos físicos y otros procedimientos más invasivos, como el examen de objeto por objeto del equipaje de mano, que forman parte de la rutina en países vecinos como Colombia y Brasil, son simbólicos en el mejor de los casos en Maiquetía. Desafortunadamente, eso no alivia las colas que obligan a una llegada muy temprana al aeropuerto y una alta dosis de paciencia.

 

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Scroll to top of page