LOADING

Type to search

Puerto Rico se transforma en destino de lujo

Share
El territorio estadounidense busca construir más hoteles e infraestructura de primera categoría para contrarrestar la escasez de ingresos

Puerto Rico puede estar inmerso en una persistente recesión, pero este territorio estadounidense está dando un giro decidido hacia la gran categoría cuando se trata de atraer viajeros de negocios, vacacionistas y planificadores de reuniones.

El gobierno de Puerto Rico y el sector privado buscan invertir en hoteles de alta categoría, privatización de aeropuertos y otras mejoras de infraestructura con un objetivo en mente: hacer del turismo una mayor fuente de ingresos en general, en parte para contrarrestar la escasez de entradas y los déficits de presupuesto.

El más reciente ejemplo de la estrategia es la privatización del Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín de San Juan, el mayor aeropuerto comercial de la isla (y del Caribe). En julio, el gobierno eligió a Aerostar Airport Holdings LLC –una empresa conjunta de Aeroportuario del Sureste, que opera nueve aeropuertos en México, y Highstar Capital, una firma de inversiones en infraestructura– para que se hicieran cargo de las operaciones de las terminales, como parte de un contrato de US$2.570 millones y 40 años de duración.

Hoteles de lujo nuevos y renovados, por otra parte, apuntan a una creciente comunidad de viajeros de negocios. “Hemos pasado por importantes cambios en los últimos diez años, en particular en lo relacionado con el tipo de viajeros de negocios y el sector que representan”, dijo José Suárez, presidente de International Hospitality Enterprises, que posee múltiples propiedades, entre ellas, el próximo a inaugurarse Condado Vanderblit.

“Hace diez años, el segmento de negocios de Puerto Rico estaba compuesto primordialmente por viajeros empresariales del sector farmacéutico. Todavía es un importante segmento para la isla, pero hoy produce una fracción de los negocios que solía generar en la década del 90. Ese sector fue reemplazado por el de servicios y el gobierno federal”.

A menos de una cuadra de distancia del Condado Vanderblit está el Olive Boutique Hotel de 15 habitaciones, el segundo miembro de Small Luxury Hotels of the World que se instala en la isla, inaugurado en 2012. También nuevo de este año es el Dorado Beach de Ritz-Carlton Reserve, que se extiende a lo largo de poco menos de 5 kilómetros de costa, justo al oeste de la ciudad capital. La propiedad de 566 hectáreas tendrá 100 habitaciones de huéspedes, 14 suites de un dormitorio y 13 residencias privadas.

Conforme los nuevos hoteles ingresan en el escenario de la más alta categoría, los establecimientos existentes emprenden mejoras importantes para no quedar rezagados. El Ritz Carlton, San Juan, de 416 habitaciones inició una renovación de muchos millones de dólares, el San Juan Marriott recientemente inauguró un nuevo salón principal y el San Juan Water Beach Hotel añadió hace poco un nuevo restaurante muy a la moda, el Zest, en el nivel de su gran salón. Agreguése a estos el St. Regis Bahia Beach Resort, el San Juan Resort & Casino, el W Retreat & Spa en la isla de Vieques y El Conquistador, un Waldorf Astoria Resort, y resulta claro que Puerto Rico se ha convertido en un imán para marcas de primerísimo nivel.

La inversión en el sector minorista de Puerto Rico también se está extendiendo. Un fideicomiso de inversiones en bienes raíces llamado Taubman Centers, con sede en Bloomfield, estado de Michigan, anunció este año que hará una sociedad con la firma portorriqueña New Century Development Inc. para iniciar la construcción de un complejo minorista de 60.000 metros cuadrados denominado Mall of San Juan, con un costo de US$405 millones. Tendrá también un hotel Crowne Plaza de 264 habitaciones y casino.

“Ponemos mucho énfasis en diversificar el conjunto de productos hoteleros en la isla y fortificar nuestras ventajas competitivas naturales para elevar la posición de Puerto Rico como destino lujoso”, observó Mirem Ubarri, directora de ventas y marketing en el Ritz Carlton, San Juan. “Esencialmente, la isla está experimentando un renacimiento con una nueva cartera de hoteles que se inauguran a lo largo de todo el territorio y apuntan a consumidores acaudalados”.

Según Suárez, la inversión en el segmento de lujo es “impulsada principalmente por un grupo selecto de inversores/desarrolladores que sintieron que Puerto Rico estaba listo para atraer su cuota justa del segmento de lujo. El gobierno respaldó su salto al segmento de lujo facilitando la financiación y acelerando el proceso de permisos. El impacto para este destino es inmensurable. Durante años hemos tratado de posicionar a Puerto Rico como destino de lujo, pero creo que el mensaje estaba distorsionado”.

Aun con el actual brote de crecimiento, atraer más inversiones podría ser un desafío, según algunos expertos en el tema. “Los permisos, la oposición, la falta de financiación son algunos de los obstáculos”, señaló Suárez. “Es mucho más fácil desarrollar hoteles en otras islas del Caribe o incluso en Estados Unidos”.

“Se ha convertido en una pesadilla hacer negocios en Puerto Rico en este momento”, dijo Shimmy McHugh, presidente de S Collection, que opera varios negocios de entretenimiento y restaurantes en la isla. El proceso de permisos se ha vuelto problemático y la implementación del IVU (impuesto a la venta y uso) ha dejado a toneladas de propietarios de negocios con multas por penalidades que no sabían que existían y que ni son violaciones reales. Vi a mucha gente simplemente dar marcha atrás e irse, porque prefirieron no ocuparse del asunto. Es una vergüenza”.

 

Aerolíneas y aeropuertos

El panorama de las aerolíneas en Puerto Rico también ha cambiado en años recientes. El Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín de San Juan inauguró este año su nueva Terminal A. Las nuevas instalaciones brindan servicio a jetBlue, que se ha convertido en la mayor compañía aérea portorriqueña desde que American dejó de considerar a San Juan como hub en 2008. Este año, jetBlue anunció que San Juan será su sexta “ciudad foco”, y lanzó nuevos vuelos sin escalas que vinculan San Juan con Newark y West Palm Beach; el servicio al Reagan National Airport de Washington debió iniciarse el 23 de agosto.

“Durante algo más de 20 años dependimos mayormente del gigante American Airlines para obtener servicios”, dice Suárez. “Ahora el servicio ha sido fragmentado y las rutas son cubiertas por múltiples aerolíneas. El lado bueno es que obviamente la competencia es saludable y algunas rutas se han abaratado. La parte negativa es que al perder American Airlines no tenemos el mismo acceso a destinos múltiples que teníamos antes. Afortunadamente, jetBlue y Delta han incrementado sus servicios y tomado algunas de las rutas que AA canceló”.

El estatus de Puerto Rico como territorio de Estados Unidos es probablemente la principal razón por la cual está mucho mejor conectada con localidades estadounidenses que con América Latina. Según Luis G. Rivera Marín, director ejecutivo de Puerto Rico Tourism Company, los arribos internacionales representaron el 6,5 por ciento de la participación de mercado en el año calendario 2011, y la mayor cantidad de arribos provino de Alemania, España y el Reino Unido, todos los cuales tienen vuelos sin escalas a la isla.

El único jugador importante que conecta los pasajeros con Latinoamérica es Copa Airlines, que este año añadió un tercer vuelo diario sin escalas que une San Juan con su hub de la Ciudad de Panamá. Los pasajeros de Puerto Rico representan una mezcla de viajes de placer y de negocios, dijo Héctor Busquets, gerente general de Copa Airlines en la isla. “En cuanto a los viajeros de negocios, Puerto Rico tiene un número bastante apreciable de compañías cuya sede está en México, en América Central y del Sur. Asimismo, las compañías estadounidenses cuyas sedes latinoamericanas están ubicadas en la región viajan bastante a Puerto Rico.

Según Rivera, Latinoamérica es un mercado objetivo para desarrollar los viajes y el turismo en Puerto Rico. “Queremos desarrollar dos áreas de intercambio comercial cuando enfocamos Latinoamérica”, explicó. “La primera es el turismo médico. Podemos ofrecer un producto menos costoso que otros estados con el mismo nivel de calidad, y las mismas pautas con personal médico certificado. Esta es una nueva necesidad para pacientes de América Central y del Sur. También queremos enfocar las compras, ya que contamos con todas las tiendas americanas –es decir, Ralph Lauren, Coach, Costco--, así como marcas de gran categoría que buscan los europeos, como Gucci y Cartier.

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Scroll to top of page