LOADING

Type to search

Impuestos: infiernos y paraísos

Share
Los mejor y peor clasificados en el Índice anual de impuestos Latin Tax Index de Latin Business Chronicle. Brasil, el último en la lista.

Para ser una verdadera potencia en negocios, Brasil todavía tiene que remontar un obstáculo poderoso: su régimen de impuestos. El sistema tributario brasilero tiene muchas fallas, o al menos tantas como para haber quedado por segundo año consecutivo como último en la lista del Latin Tax Index de Latin Business Chronicle.

Este índice mide el clima de impuestos en un país, mirando cuatro factores: tasas de impuestos corporativos, las tarifas de impuestos como porcentaje de las utilidades y el número de pagos y de horas usadas en el pago de tributos cada año. La medida se calcula con datos del Banco Mundial, KPMG y la Heritage Foundation.

La razón detrás del resultado brasilero está en que el país sudamericano tiene una de las tarifas de impuestos corporativos más elevadas de América Latina y que posee el mayor número de horas que se necesitan para pagar impuestos cada año en el mundo.

De acuerdo con KPMG, la tasa de impuesto corporativo es de 34 por ciento, la segunda más alta de la región después de Argentina y Honduras que tienen 35 por ciento y en el mismo nivel de Venezuela. El promedio regional está en 28,2 por ciento.

BRASIL: MAL ANNO

Lo intrincado del sistema tributario brasilero hace que los contribuyentes usen la enorme cifra de 2.600 horas al año (108 días) para pagar sus impuestos, de acuerdo con el Banco Mundial. Ese es el mayor número para América Latina, cinco veces más que el promedio regional y el peor entre 183 países analizados por Latin Business Chronicle.

Esa cifra incluye el tiempo que se necesita para preparar, presentar y pagar o retener el impuesto corporativo, el impuesto al valor agregado o el de ventas y los impuestos al trabajo, incluyendo los tributos a las nóminas y las contribuciones a la seguridad social.

Brasil también tiene la peor tasa de impuestos como porcentaje de las ganancias de las empresas, 67,1 por ciento versus el promedio regional que está en 52,9 por ciento.

En un campo en el cuál se desempeña mejor es el de número de pagos (9), frente al promedio regional de 29. Esto incluye la suma totas de impuestos pagados por un negocio estándar en el segundo año de operación después de las deducciones y las exenciones.

Con todo, Brasil muy posiblemente mejore su clasificación el año próximo por efecto del programa de R$ 43,3 billones de reducción de impuestos que comenzó el gobierno para recuperar el crecimiento económico en 2012.

BOLIVIA, ARGENTINA Y VENEZUELA

Argentina, Venezuela y Bolivia son también pequeñas pesadillas tributarias para los empresarios. Clasificaron en los puestos 15, 16 y 17 en la lista del Índice. Una mezcla de tasas de impuestos altas como porcentaje de las ganancias de las empresas y muchos trámites engorrosos los dejan en una situación tan deslucida.

Bolivia tiene el segundo peor clima tributario de América Latina. Un contribuyente se toma 1.080 horas (45 días) y 42 pagos para cumplir con sus obligaciones fiscales. Su tasa de impuestos como porcentaje de las ganancias es de 80 por ciento, la segunda más alta de la región después de Argentina.

Venezuela es el tercer peor país del Índice gracias a factores como el de tener la segunda tasa de impuestos corporativos más alta de América Latina  y requerir 70 pagos en el año, la cifra más elevada de la región y más del doble frente al promedio que está en 29. También le va mal en el número de horas requeridas (864). El país además perdió un puesto en la clasificación por efecto de un aumento en los impuestos como porcentaje de las ganancias, que llegó a 63,5 por ciento.

Argentina tiene el cuarto peor clima de impuestos, en buena medida por tener la tarifa de impuestos corporativos más alta de la región (35 por ciento) y una tasa de impuestos a ganancias de 108,1 por ciento de acuerdo con el Banco Mundial. El número de horas requeridas para atender el pago de los tributos de 415, que también es más elevado que el promedio regional. Sin embargo, es mejor que el promedio en el número de pagos que llega a 9.

LOS PARAÍSOS DE LOS IMPUESTOS

No es que pagar impuestos sea una tarea agradable, pero en el otro lado del espectro, Chile y Paraguay son países en los que la vida de los contribuyentes es mucho mejor.

Chile es el país con la mejor clasificación en este índice. Tiene la segunda tarifa de impuestos más baja de América Latina con 18,5 por ciento, un alza pequeña frente al 17 por ciento del año pasado. También la menor relación de impuestos a ganancias con 25 por ciento. De igual modo tiene la tercera menor cantidad de pagos por año (9) y las horas requeridas para el pago (316) es menor que el promedio.

Paraguay se clasifica segundo en el Índice gracias a tener una tarifa de impuestos corporativos de 10 por ciento, la más baja de la región. También la razón de impuesto a ganancias de 35 por ciento es mucho mejor que el promedio de 52,9 por ciento y el número de horas para atender las obligaciones de impuestos de 387 horas es mejor que el promedio de 536 horas. En este año el número de pagos (35) estuvo por sobre el promedio regional (29).

Perú es un caso especial. Parecería el gran ganador regional del año por cuanto subió cuatro posiciones para convertirse en el cuarto mejor del ranking. Sin embargo, la séptima economía de América Latina redujo el número de horas de 380 a 309, pero no hizo ninguna otra mejora en su entorno impositivo. Lo que ocurrió es que sus competidores empeoraron su situación. Perú mantuvo el mismo número de pagos (9) y su tasa de impuestos (30 por ciento), pero empeoró levemente la relación de tasa de impuesto a ganancias de 40,3 por ciento a 40,7 por ciento.

 

Indice 2012

 

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Scroll to top of page