LOADING

Type to search

Negocios latinoamericanos 2011: Lo mejor & lo peor

Share

Los mejores y los peores eventos de 2011 para  el mundo empresarial de Latinoamérica.

 

REDACCIÓN DE LBC

 

Latin Business Chronicle pone de relieve los mejores y los peores acontecimientos que impactaron los negocios en América Latina durante 2011

 

LOS MEJORES EVENTOS

 

Dilma hace un buen trabajo

En su primer año como presidenta de Brasil, Dilma Rousseff ha impresionado a los inversores locales y extranjeros con su estilo pragmático. Ampliando el éxito de su predecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, Rousseff ha tratado de profundizar la eficiencia pública a través de medidas de recorte de costos, privatizaciones de terminales aeroportuarias (a fin de prepararse mejor para la Copa del Mundo 2014 y las Olimpíadas 2016) y una firme postura contra la corrupción. Seis de sus ministros tuvieron que renunciar este año en medio de escándalos de corrupción.  Si bien aún tiene que enfrentar críticas por el proteccionismo (véase más abajo) y la onerosa carga de las regulaciones fiscales (las peores de Latinoamérica), ha sorprendido positivamente a muchos de sus anteriores detractores. Por qué Dilma será mejor que Lula fue el titular de la revista Latin Trade begin_of_the_skype_highlighting end_of_the_skype_highlightin en su edición de marzo/abril 2011.  Una nueva dama de hierro: Por qué Dilma es la mejor apuesta de Brasil para revivir su economía añade al tema Tim Padgett, el corresponsal de la revista Time para Latinoamérica.

Las políticas de Roussef tienen un enorme impacto en América Latina y el mundo. Brasil es la mayor economía latinoamericana (su PIB duplica el de México) y la séptima economía del mundo (después de sobrepasar el PIB de Italia el año pasado).

 

Humala hace un buen trabajo

Aunque ha enfrentado serios desafíos como protestas contra la minería, el presidente de Perú, Ollanta Humala, ha sorprendido a los ejecutivos empresariales tanto peruanos como extranjeros por sus moderadas políticas económicas, convirtiéndose en un nuevo Lula antes que en un nuevo Hugo Chávez.  Obtuvo altas calificaciones por designar varios ministros favorables para las empresas en su nuevo gabinete en julio, y luego por mantener algunos de ellos que son clave, como el ministro de Economía Miguel Castilla y el ministro de Comercio Exterior y Turismo José Silva, luego de una reorganización del gabinete el 12 de diciembre. Aun bajo el gobierno de Humala, Perú sigue siendo una de las estrellas destacadas de Latinoamérica y otra historia de éxito para la “manera Lula” (una combinación de políticas económicas pragmáticas con creciente foco social y gastos).

 

Aprobación de TLC latinoamericanos
Después de significativas demoras, nada menos que el 12 de octubre – aniversario del descubrimiento de América –, el Congreso de Estados Unidos aprobó tratados de libre comercio con Colombia y Panamá.  El acuerdo con Colombia fue concluido en febrero de 2006 y firmado en noviembre de 2006. Pero cuando el entonces presidente George W Bush lo envió formalmente al Congreso en abril de 2008, Nancy Pelosi, que era la presidenta de la Cámara de Representantes, bloqueó la votación. Después de enero de 2011, cuando el partidario del libre comercio William Daley fue nombrado jefe de gabinete del presidente de Estados Unidos Barack Obama, la Casa Blanca empezó a activar los TLC latinoamericanos. Sin embargo, después de muchas idas y venidas enfrentaron nuevamente una serie de demoras hasta que al fin Obama los envió al Congreso y fueron aprobados.  La Latin America Trade Coalition estima que las compañías estadounidenses han pagado US$4.000 millones en aranceles a Colombia desde que fue firmado el TLC entre Estados Unidos y Colombia en noviembre de 2006. Se espera que se implemente en 2012. Colombia es el cuarto socio comercial de Estados Unidos en Latinoamérica, según un análisis de datos de la Oficina del Censo de EEUU que realizó Latin Business Chronicle. El TLC entre Estados Unidos y Panamá fue firmado en junio de 2007. Panamá es el 13º socio comercial de Estados Unidos en Latinoamérica, según un análisis de Latin Business Chronicle.

 

CAFTA cumple cinco años

El Tratado de Libre Comercio con Centroamérica (CAFTA, por su sigla en inglés) cumplió cinco años en 2011. Negociado originalmente en 2004, entró formalmente en vigencia en 2006 para cuatro de sus signatarios (El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua), y los otros dos (la República Dominicana y Costa Rica) se sumaron en 2007 y 2009, respectivamente. El acuerdo permitió a Centroamérica lograr una ventaja competitiva sobre Colombia, Perú y Panamá, países todos ellos que tuvieron que esperar sus tratados de libre comercio con Estados Unidos. También contribuyó a que América Central alcanzara un TLC con la Unión Europea. Aunque los cinco años de CAFTA coincidieron en parte con la crisis económica en Estados Unidos (de 2008 en adelante), los expertos dicen que el acuerdo ha ayudado a Centroamérica a resultar más atractiva para Estados Unidos y los inversores extranjeros, al tiempo que los consumidores del bloque CAFTA se benefician de precios más bajos para los bienes estadounidenses.

 

LOS PEORES EVENTOS

 

Destitución del presidente ejecutivo de Vale
En abril, la destitución de Roger Agnelli, presidente ejecutivo del gigante minero brasileño Vale, chocó a los inversores extranjeros enviando una señal negativa sobre la intervención estatal en la economía. “Creo que este es solo otro ejemplo en la larga fila de acontecimientos semejantes [que muestran la intromisión gubernamental]”, dice Emily Leveille, analista sénior para Latinoamérica en Frontier Strategy Group. “Lo interesante de este hecho en particular es que hasta entonces [la presidenta] Dilma [Rousseff] no había dado indicaciones de cómo iba a manejar la intervención estatal en la economía”.

 

Aunque Vale fue privatizada hace 14 años – en mayo de 1997 –, el gobierno mantuvo las llamadas acciones de oro en la compañía, que le dan poder de veto sobre ciertas decisiones. Mientras tanto siguió ejerciendo control a través de Valepar, que posee 52,7 por ciento de las acciones y otra cuota de 8,7 por ciento del banco brasileño de desarrollo BNDES (a través de BNDESPAR). A su vez, un 49 por ciento de Valepar pertenece a Litel Participações (cuyo accionista mayoritario es el estatal Banco do Brasil) y BNDESPAR.  Agnelli, nombrado presidente ejecutivo hace diez años, había chocado a menudo con funcionarios gubernamentales por las inversiones de Vale. El gobierno quería que la empresa invirtiera más en Brasil, en tanto Agnelli estaba firmemente a favor de la expansión y las inversiones internacionales.

 

El año pasado, los ingresos internacionales representaron 82 por ciento de las entradas de Vale, según un análisis de Latin Business Chronicle. De acuerdo con todas las pautas empresariales, la estrategia de Agnelli ha valido la pena. Vale se convirtió en la segunda minera del mundo por valor de mercado.  La compañía fue la estrella del Índice de Multilatinas de Latin Business Chronicle en 2010, pero desde la destitución de Agnelli su ritmo de crecimiento se ha desacelerado.  El alejamiento del ejecutivo es tan solo otro ejemplo de cómo Brasil sigue escupiendo para arriba, a pesar de tantos otros aspectos positivos que el país tiene para ofrecer.

 

Veredicto de Ecuador contra Chevron
En febrero, una corte ecuatoriana emitió un veredicto contra Chevron, acusando a la empresa de causar daños ambientales en el país y pidiendo una compensación de US$8.000 millones. Chevron ha negado haber actuado mal, alegando que el caso fue viciado por fraude, gruesos errores y un conflicto de intereses. Un experto dijo que se trata de un caso de “codicia y engaño”. 

Más proteccionismo en Argentina y Brasil
Argentina y Brasil marcaron ambos el año con la imposición de varias medidas proteccionistas que fueron duramente criticadas por los inversores extranjeros. En Brasil, las nuevas reglas requieren que las compañías coloquen al menos 40 por ciento de su negocio de reaseguro en empresas brasileñas, en tanto Argentina ha impuesto más estrechas restricciones para controlar la colocación extranjera del reaseguro, medidas que han sido criticadas por funcionarios del sector. Mientras tanto, Brasil aumentó 30 por ciento el impuesto a los autos con contenido importado, medida criticada por funcionarios coreanos de la industria automotriz. El gobierno argentino está usando políticas de sustitución de importaciones que convertirían a la nación sudamericana en “uno de los países más proteccionistas del mundo”, informa The Wall Street Journal. “Ningún país implementó en el tercer trimestre de 2011 medidas tan proteccionistas como Argentina”, le dijo al periódico Simon Evenett, profesor de Economía en la Universidad St. Gallen de Suiza.

 

© Copyright Latin Business Chronicle

 

 

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Scroll to top of page