LOADING

Type to search

El Mundo, El Salvador, April 17, 2010

Share

Multinacionales consideran peligroso al país

Las gremiales empresariales salvadoreñas reiteran el llamado al gobierno para que combata eficazmente la inseguridad

Afirman que de esto depende la reactivación de la inversión nacional y extranjera y, por consecuencia, la recuperación económica.
 
Maryelos Cea/Efe
Diario El Mundo

Los altos niveles de criminalidad en El Salvador le convierten en un país peligroso para los empresarios y ejecutivos de las empresas multinacionales, revela la edición 2010 del Índice Latinoamericano de Seguridad (Latin Security Index, en inglés), que mide la peligrosidad en 19 países de la región basándose en las tasas de homicidios y otros aspectos que repercuten en la seguridad de las empresas extranjeras.

El índice, encargado a la consultora FTI por la revista online Latin Business Chronicle, destaca que El Salvador es uno de los países donde se percibe que el clima de inseguridad ha empeorado.

En esta misma línea se encuentran Guatemala y Honduras.

Pese a la percepción, la calificación del país se mantiene igual que la de 2009.  El índice calificó con un 4 el nivel de peligro, siendo 1 el nivel más bajo y 5 el nivel más alto de riesgo. La tendencia que se observa es que la situación de inseguridad se mantendrá, puesto que no se vislumbran cambios.

 El informe también destaca que el  país tiene la tasa de homicidios más alta de toda  América Latina, seguido de Venezuela.

En lo que va de 2010, el promedio diario de asesinatos se ha mantenido en 12, totalizando más de 1,150 muertes hasta la fecha.

Incluso, los empresarios consideran  que México, pese a la ola de violencia y asesinatos que vive, no está situado entre los peores en la región. Haití, Venezuela, Honduras y El Salvador son considerados aún más peligrosos.

El país más inseguro de la región es Haití, seguido por  Venezuela.

“La grave crisis económica, junto con los apagones y las interrupciones del suministro de agua y alimentos, así como la polarización política y la grave inestabilidad jurídica, han contribuido a una espiral de secuestros, violencia y extorsiones en Venezuela”, señaló Frank Holder, director del FTI Consulting, la encargada de elaborar el índice.

En el otro extremo, por tercer año consecutivo Costa Rica se posiciona como el país más seguro, superando a Chile y a Uruguay.

Preocupante

“No me extraña”, fue la primera reacción de Armando Arias, presidente de la Cámara Americana de Comercio de El Salvador (AmCham), cuando conoció los resultados para El Salvador del Índice Latinoamericano de Seguridad.

La AmCham aglutina a un 90% de la inversión estadounidense en El Salvador y para la asociación, el clima de inseguridad del país es preocupante, no sólo porque eleva sus costos, también porque frena el desarrollo productivo.

“Mientras no mejore la seguridad, no habrá inversión y sin inversión, no habrá reactivación económica”, advirtió Arias. El presidente de la AmCham añadió que es necesario que la sociedad salvadoreña se una en una cruzada contra la criminalidad, que debe encabezar el mismo gobierno salvadoreño.

Hace un mes, el presidente de la República, Mauricio Funes, anunció que convocaría a un pacto fiscal, con el que pretende elevar la carga tributaria y lograr que el país le haga frente a los compromisos con la banca internacional.

Inmediatamente, los empresarios salvadoreños aglutinados en la ANEP y la Cámara de Comercio condicionaron su participación en este pacto a dos peticiones, una de ellas es el combate eficaz a la delincuencia.

Ahora, los empresarios extranjeros agremiados a AmCham se suman a esta condicionante. “Nos unimos a esa petición”, afirmó Arias.

Jorge Daboub, vicepresidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) y presidente de la Cámara de Comercio e Industria, también externó su preocupación por la situación delincuencial y también por las repercusiones que esta mala imagen tiene en el extranjero.

“Los datos del mismo gobierno reflejan el crecimiento en los índices delincuenciales del país, y ahora estamos viendo hasta secuestros”, señaló.

Daboub consideró que las medidas del gobierno para detener la criminalidad no están dando resultados. “Es obvio, si los números están creciendo es porque no se están obteniendo los resultados esperados”, señaló el empresario.
 

 
Sector privado pierde $300 mills. por crimen

Según cálculos de la Cámara de Comercio e Industria, divulgados en enero, el sector privado pierde, cada año, un promedio de $300 millones por los robos de los que son objeto las empresas salvadoreñas.

Esta cifra no toma en cuenta la cantidad de dinero que, cada día, muchas compañías, así como micro, pequeñas y medianas empresas, destinan al pago de las extorsiones.
Los estudios de la Cámara señalan que, en total, el país gasta $2,100 millones al año por la inseguridad, lo que representa un 9.7% del Producto Interno Bruto salvadoreño.

Tomando como base los cálculos de la gremial, el costo de la delincuencia es superior por casi $1,000 millones al déficit fiscal con el que el país cerró 2009, que fue de $1,170 millones.

Además, es poco más de la mitad del presupuesto de la nación.

Armando Arias, presidente de la Cámara Americana de Comercio de El Salvador (AmCham), señaló que el sector privado invierte al año unos $900 millones en protección: pago de seguridad privada, cámaras de vigilancia, entre otros.

Sólo el transporte de carga señala que, en los últimos meses, sus costos fijos han crecido un 11%, principalmente porque han destinado más dinero a defenderse de los delincuentes.

La Cámara de Comercio también ha calculado que sólo el sector público destina $1,200 millones en asumir los costos que genera la inseguridad.

Clave para invertir

Uno de los aspectos que un inversionista toma en cuenta a la hora de elegir el destino de su dinero es el costo de la inseguridad.

Un empresario extranjero, entre otros factores, preferirá aquellos países donde proteger a sus empleados y bienes de la criminalidad no resulte tan oneroso.

En este argumento los empresarios salvadoreños se basan para presionar al gobierno a que sea eficaz en el combate a la delincuencia. La situación se vuelve más urgente porque el país sigue enfrentando una crisis económica que provocó una caída fuerte en el flujo de inversión.

 

 

 

LINK

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Scroll to top of page