LOADING

Type to search

La Prensa, Nicaragua, Dec. 30, 2008

Share

“Aquí tiene que haber un norte único” La nebulosa: el clima político

Javier Chamorro, director ejecutivo de ProNicaragua

Javier Chamorro, director ejecutivo de la agencia de promoción de inversiones ProNicaragua, es optimista sobre las perspectivas de cierre de atracción de capitales para el 2008, pero advierte que el 2009 será un año “muy difícil”. Por eso, insiste en que al hablar de desarrollo económico, las diferencias políticas tienen que dejarse a un lado

Mario José Moncada
economia@laprensa.com.ni

Javier Chamorro es uno de los funcionarios más jóvenes del Gobierno del presidente Daniel Ortega. Dirige una de las más importantes agencias gubernamentales del ámbito económico: ProNicaragua.

La entidad es la encargada de atraer capitales a Nicaragua y, en consecuencia, la que trata de “dar la cara” ante los potenciales inversionistas, en especial cuando se trata de responder los temores que surgen en torno al clima político nacional.

En una entrevista con LA PRENSA, Chamorro estimó preliminarmente que esperan que al finalizar el 2008, el país haya logrado superar los 335 millones de dólares en Inversión Extranjera Directa (IED) que se lograron en el 2007. Habrá que esperar los números finales oficiales, sostiene, pero es claro al afirmar que el 2009 será un año “muy difícil”.

“Para el próximo año tenemos que tomar las medidas adecuadas para navegar en aguas turbulentas”, sostiene Chamorro. “Primero que nada es importante tener un enfoque absoluto en garantizar la bienandanza de las empresas formales y el empleo formal establecido actualmente en el país, garantizar que los procesos para los negocios sean ágiles y fáciles, además de eso tenemos que atender otros temas como fomentar el crédito productivo”, sostiene.

“Es sumamente importante que nuestros productores y nuestra industria no se queden sin líneas de crédito, ya sea de la banca local o internacional, hay que tomar pasos cortos pero seguros, hay que buscar cómo las medidas que tomemos no sean medidas de reacción producto de las dificultades”, reitera Chamorro.

¿Qué balance preliminar podemos hacer de los resultados y esfuerzos del 2008 para atraer inversiones extranjeras?

Partiendo de que el año 2007 fue un año positivo para el país en cuanto a la atracción de Inversión Extranjera Directa (IED), cuando tuvimos un crecimiento del 17 por ciento versus el 2006, llegando a acumular 335 millones de dólares en IED, este año 2008 los resultados han sido aún más positivos. La tendencia de crecimiento ha sido muy fuerte, tenemos calculado a nivel nacional en IED al cierre del tercer trimestre del año, poco más de 300 millones de dólares, lo que nos pondría en una tendencia franca hacia acercarnos o bien, si la tendencia se mantiene positiva, de poder alcanzar los 400 millones de dólares al final del año. Sería un crecimiento importante de alrededor de un 20 por ciento y eso demuestra que se mantiene la tendencia muy agresiva de crecimiento que hemos venido demostrando. Nicaragua en el 2006 se logró posicionar como el tercer país en la región, incluyendo Panamá, en cuanto a IED como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), no nos podemos comparar en términos absolutos porque nuestra economía es muy pequeña con respecto a otros países de Centroamérica. Aunque queremos atraer más inversiones, obviamente no es muy realista pensar que en términos absolutos vamos a lograr los mismos valores absolutos que algunos otros países. Retomando el dato, en el 2006 nos logramos posicionar en el tercer lugar en Centroamérica con una IED como porcentaje del PIB de alrededor del 5.5 por ciento; en el 2007 logramos posicionarnos al segundo lugar con un porcentaje de 5.85 por ciento detrás de Costa Rica y, si la tendencia continúa y logramos acercarnos a 400 millones de dólares este año, vamos a pelear por el primer puesto en la región este año, algo así como un 6.5 por ciento en IED como porcentaje del PIB. O sea, que estamos demostrando como país que somos una oportunidad interesante para los inversionistas, de que está viniendo inversión, lo cual siempre es buen indicador, porque el próximo inversionista siempre ve al otro y ve qué tal le ha ido en el pasado. Eso evidentemente va mejorando las condiciones, porque a medida que hay más inversión se va fortaleciendo el mercado local, las capacidades tecnológicas, los conocimientos que existen dentro del país y, por lo tanto, es un efecto de bola de nieve. Ahí lo importante es ver qué es lo que tenemos que hacer para acelerar más los ritmos de atracción de IED, obviamente todos los países, y nosotros no somos la excepción, tenemos algunas situaciones que podemos mejorar, algunos aspectos que podemos mejorar como país para hacer aún más atractivos para la atracción de inversiones.

¿Y cuáles podrían ser algunos de los principales aspectos a mejorar?

En temas de marcos regulatorios para la atracción de IED estamos bastante bien, tenemos un marco regulatorio bastante positivo, la verdad es que las condiciones en ese sentido son condiciones atractivas, de un país abierto comercialmente hablando, Nicaragua es un país que tiene buenos indicadores de intercambio comercial, macroeconómicos y financieros, entonces eso hace positivo el ambiente para las inversiones. Inclusive, un indicador que recientemente publicó la revista Latin Business Chronicle (el Índice de Globalización, publicado por LA PRENSA recientemente), que pide el porcentaje de exportaciones e importaciones, atracción de inversiones, etc, en relación al PIB, Nicaragua mejoró su posición, ya que había estado posicionado como el quinto país en Latinoamérica, pero logró este año posicionarse como el tercer país.

¿Pero qué aspectos se necesitan mejorar?

Definitivamente tenemos temas en los que debemos trabajar como es la imagen país, trabajar en la percepción que existe del país y en el ambiente político sobre todo, el clima de negocios en general, porque como en muchos otros países tenemos burocracia gubernamental y privada, lo que no hace más ágil y fácil para los inversionistas venirse a instalar en el país, tenemos que trabajar y mejorar eso. Pero desde el punto de vista de percepción, tenemos que mandar un mensaje positivo, de bienvenida a las inversiones, de que estamos abiertos y de que el país presenta buenas oportunidades realmente. Nosotros, lo que buscamos es cómo atraer una inversión que genere un valor adicional a lo que la inversión extranjera tradicionalmente ha tenido históricamente. Aquí no queremos una inversión que venga sólo porque es inversión, queremos una inversión de calidad, que venga a lograr encadenarse con el engranaje productivo del país, a buscar cómo pueda generar valor agregado a lo que ya tenemos en el país. Somos un país con un gran potencial agrícola, pero tenemos un nivel de industrialización de esa producción agrícola sumamente bajo, el inversionista extranjero puede aportar capital, conocimiento y capacidad tecnológica para industrializar esos productos y que en el país quede más valor agregado. Entonces, hay un valor complementario entre la inversión extranjera y la economía local que puede fortalecernos mucho para el futuro y eso hay que buscar cómo mejorar nuestra imagen, nuestra percepción, para que venga más inversión, pero garantizando que sea de calidad y además inversión que, pareciera secundario pero que no lo es, que tenga altos estándares en términos de respeto al medio ambiente, de condiciones laborales a los empleados, relaciones con la comunidad, o sea traigamos inversiones a este país que vengan a dar el ejemplo.

¿Qué tan bien nos ha ido en inversiones en sectores clave como zonas francas y turismo, donde según tengo entendido hemos tenido un bajón?

En el caso de las zonas francas ha venido inversión nueva, eso es importante de mencionar, en términos generales vamos a esperar que la Comisión Nacional de Zonas Francas publique sus datos oficiales, pero en términos generales podemos encontrar una reducción en términos de empleo e inversión porque el grupo Nien Sing retiró cinco de la seis plantas que tenía en Nicaragua y que las trasladó para Vietnam y Camboya, desgraciadamente las condiciones salariales que andaban buscando son condiciones con las que nuestra gente no puede sobrevivir. En Vietnam y Camboya estamos hablando de salarios mensuales mínimos de entre 30 y 40 dólares, creo que es muy difícil pedirle a nuestra población que pueda trabajar apuntando a salarios de ese tipo, en eso tenemos que entender que el país debe ir evolucionando y, a como se van inversiones que apuntan a esos niveles de costos, traemos inversiones nuevas que aportan mayor agregado y que pueden pagar mejores salarios. Ejemplo de esto es el cambio en el origen de la inversión, antes había mucha inversión asiática en zonas francas, ahora vemos cada vez más inversión norteamericana y mexicana, inversión que uno de los valores que aporta es que son empresas que vienen de funcionar en mercados donde los estándares laborales y ambientales son más altos y, por lo tanto, vienen a trasladar mejores prácticas a Nicaragua. En términos de turismo no tengo datos actualizados, pero sé que resultados de este año van a ser bastante mejores que el 2007, se manejó mucho que era un tema político, pero en Nicaragua el sector turístico venía siendo empujado en buena parte por la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos, aquí la mayor parte de los extranjeros que estaban viniendo a comprar propiedades y terrenos en playas, eran personas que estaban utilizando esa burbuja inmobiliaria en Estados Unidos, sacando segundas hipotecas, aprovechando el incremento de sus propiedades allá, traían ese dinero para invertir aquí, pero al reventarse esa burbuja allá, aquí hubo un freno muy importante de ese tipo de inversión. Pero fuera de eso, hemos visto en la inversión un poco más formal de desarrollo turístico, hemos visto que ha habido una continuidad y eso está ampliando la planta hotelera y número de habitaciones, pero no tengo datos actualizados de inversiones.

El 2008 ha sido uno de los años recientes más movidos en temas políticos, en especial con el fraudulento proceso electoral, situación que ha afectado la imagen de Nicaragua y elevado su riesgo país. ProNicaragua tiene que lidiar con estos y otros temas.

“Siempre es un tema que tratamos de hablar de forma franca, nosotros hablamos del tema político antes de que nos pregunten, para quitar esa nebulosa que puede haber frente de esa conversación que tenemos con el potencial inversionista”, admite Javier Chamorro, director de ProNicaragua.

“En la mayoría de los casos lo que te encontrás en el extranjero es mucha desinformación, todos los países viven situaciones políticas tensas y realidades que afectan su ambiente económico, el que diga que eso sólo sucede en Nicaragua está siendo ajeno a la realidad internacional. Vemos un Estados Unidos que acaba de pasar por unas elecciones presidenciales de las más polarizadas de los últimos años”, ejemplifica.

Chamorro insiste en que “una de las curiosidades que nos encontramos sobre la percepción de la realidad política de Nicaragua, es que cuando traemos inversionistas acá, vienen con expectativas muy bajas, en realidad cuesta traerlos a dar ese primer paso de venir al país, se dan cuenta de que la realidad dista mucho de la percepción, no estoy diciendo que eso debe ser lo ideal”.

“Ahora bien, lo ideal sería que tuviéramos una percepción mucho más apegada a la realidad, que efectivamente refleje que tenemos dificultades, pero que sea más aterrizada a las dificultades reales. Todos los actores debemos entender que el desarrollo económico de nuestro país es lo primero, las diferencias políticas las podemos discutir en la mesa, en la casa, en las calles si queremos; pero a la hora de hablar de desarrollo económico aquí tiene que haber un norte único, tiene que haber un esfuerzo mancomunado de todos los sectores y un compromiso de todos los sectores. Hay que trabajar en eso”, reitera Chamorro.

 

Original link

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Scroll to top of page