LOADING

Type to search

Diario Libre, Dom. Rep., August 25, 2008

Share

Se pierde inversión por inseguridad

En el sector inmobiliario, 3 de cada 10 inversionistas se retiran por falta se seguridad jurídica
En el sector inmobiliario se han perdido muchas inversiones. Archivo

SANTO DOMINGO. Pese a que la inversión extranjera en  la República Dominicana muestra en los últimos años una tendencia de crecimiento, ésta pudiera incrementarse aun más si se contara con mayores garantías jurídicas, y si los procesos de registro de proyectos fueran menos burocráticos. 

Ambos aspectos, sumados a la crisis energética, ponen  al país en desventaja ante otras naciones y por ende, provocan que cada año se pierdan capitales millonarios  de empresas que prefieren no aventurarse en el mercado local.

Aunque la cantidad de capital que deja de llegar no es cuantificable, sólo en el área inmobiliaria, sector que el año pasado se convirtió en el principal acaparador de divisas, por lo menos tres de cada 10 inversionistas que llegan se alejan porque no ven aquí plenas garantías para su inversión, según el presidente de la Asociación de Empresas Inmobiliarias (AEI), Gilberto de los Santos.

 La inversión extranjera en el país alcanzó el año pasado los 1,698 millones de dólares, de los cuales 723.3 millones correspondieron al sector inmobiliario, según cifras del Banco Central.  En segundo lugar se colocó Turismo con 445 millones, seguido del sector de las telecomunicaciones, con 417 millones de dólares.

Para el primer trimestre de este año, el flujo de capital que llegó del exterior era de 1,057.8 millones de dólares y según estimaciones del director ejecutivo de la Asociación de Empresas de Inversión Extranjera (ASIEX), Pablo Linares, el monto podría alcanzar los 2,500 millones al finalizar el año. 

Linares recuerda que "lo primero que pide un inversionista es la estabilidad macroeconómica, que haya una tasa de cambio que refleje la realidad del mercado, y una parte muy importante  es la seguridad jurídica y ciudadana".  Aunque entiende que en el caso dominicano existe y se respeta la seguridad jurídica, no deja de mencionar algunos casos como el de la Chevron, que vio afectadas sus operaciones por un conflicto con el sindicato de choferes que le transporta el combustible.

"Debemos siempre cuidarnos de que esa imagen no se vaya al exterior y afecte las gestiones que se hacen para promover la inversión" advierte.

Además de Chevron, otros casos en que  la inversión extranjera se vio afectada, según sus promotores, lo constituye un proyecto de Torres en Los Cacicazgos, cuya construcción se ha detenido, pese a la gran inversión realizada en la obra, por un conflicto con los vecinos del lugar.  

Se destaca también el proyecto de energía eólica Punta Cana Macao, cuyos molinos se encuentran almacenados en puerto, por la oposición a que el mismo se instalara en la zona este del país, conforme indican sus propulsores. 

En abril pasado también se hizo pública la queja del embajador de Estados Unidos, Robert Fannin, acerca de un contrato entre la empresa Sargeant Petroleum y la  Secretaría de Obras Públicas y que habría sido cancelado de manera unilateral por la secretaría de Hacienda.  Fannin pidió entonces la presencia del propio presidente Fernández para que garantizara el respeto del carácter legal del contrato.

Un poco de historia

Pero el problema no es sólo reciente. En septiembre del 2006, el Banco Mundial publicó el informe "Doing Business 2007" en que se presentó a la República Dominicana como uno de los países con mayores problemas para hacer negocios.

Según el documento, que evaluó el ambiente de negocios de 175 países, la nación ocupaba el segundo peor lugar entre siete firmantes del Acuerdo de Libre Comercio.

Dominicana obtuvo indicadores de mal desempeño en lo que tiene  que ver con contratos de trabajadores, cierre de empresas y registro de propiedades. 

También en mayo del año pasado otro informe del World Economic Forum, publicado por la revista Latin Business Chronicle,  vuelve a presentar a la República Dominicana como uno de los peores en la región para la inversión en infraestructura. 

El estudio le dio al país el último lugar  de un grupo de 12 naciones, porque pese al buen desempeño en macroeconomía, obtuvo baja puntuación en variables como  sofisticación del mercado financiero, ineficiente marco regulatorio, poca calidad en la vigencia de la ley,  baja efectividad en procedimientos de solución de controversias y un pobre récord en la inversión privada en infraestructura.

Decía que por lo menos el 48% de las inversiones fueron canceladas o peligraron.  El informe de World Economic Forum  indicaba entonces que "aunque la mayoría de los problemas están concentrados en el sector eléctrico, en el que la RD tiene una muy particular historia de subsidios y distorsiones, ello también detiene a los inversionistas en otros sectores.  Agrega además que "poner en orden el sector eléctrico es una prioridad para restaurar la confianza entre los inversionistas".

Al clima de negocios también se han referido algunos países a través de sus embajadas aquí, como es el caso de España que ha hecho pública su queja sobre la seguridad jurídica, o la de Argentina, que en septiembre pasado presentó formal queja ante la Procuraduría General  y la Suprema Corte de Justicia, por supuesta violación a la Ley de Inversión Extranjera y a decisiones judiciales de parte del Ayuntamiento del Distrito Nacional contra la empresa publicitaria Impacto Urbano.

 Para Manuel Cabrera, presidente de la Asociación de Industriales de Herrera, los dominicanos han dado pasos significativos para mejorar el clima de confianza, como es la estabilidad económica y política, sin embargo dice que existen debilidades en términos de cumplimiento de las leyes que garanticen una buena relación entre empresas y de éstas con el Gobierno.

"Una de las debilidades importantes que tenemos en el clima de inversión es que todavía existen ciertos grados de discrecionalidad en la aplicación de las leyes y eso naturalmente crea preocupación en el inversionista, especial el extranjero que está acostumbrado a realizar sus transacciones en un marco de mucha seguridad jurídica", dijo.

Por su lado, el representante del sector inmobiliario, Gilberto de los Santos, se queja de la cantidad de personas, abogados sobre todo, que se dedican a cobrarle a los inversionistas, y que luego los dejan "embarcados", porque no lo asesoraron correctamente o porque el interés era sólo estafar.

"Esto ocurre sobre todo por la falta de control en el sector, que todo el que quiere hacer de vendedor, con una simple tarjeta lo hace, pero eso se puede corregir con una ley que regule a los vendedores".

La advertencia sobre este tipo de fraude también la hace el Banco Central mediante un aviso en su  página de internet en el que indica que algunas personas han estafado a ciudadanos extranjeros mediante transacciones falsas de ventas de bienes raíces y vacaciones compartidas. 

La nota dice que por lo regular los estafadores usan el logo de esa institución y de la Secretaría de Finanzas (actual Secretaría de Hacienda) y la firma de sus funcionarios y que realizan las transacciones a nombre de compañías falsas de bienes raíces y de abogados.

Pese a esto, son varios los que entienden que se ha avanzado en materia de seguridad. Además de una ley y reglamento para la inversión extranjera, el país también es signatario de varios acuerdos de arbitraje para estos fines. 

Arturo Villanueva, de la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (Asonahores),  defiende las garantías que existen en el sector turístico para invertir.  "En el turismo hay garantías plenas para la inversión y es el sector de mayor inversión en el país, que ha demostrado un crecimiento, sostenibilidad y potencialidad de desarrollo tanto en nuevos hoteles como ofertas complementarias".

Afirma que el sector ha avanzado en materia de seguridad jurídica, aunque agrega que "nosotros insistimos mucho cuando nos visitan inversionistas en que tienen que tomar las debidas notas en cuanto a la titularidad de la tierra, temas que han estado en la palestra cuando se ha querido desarrollar áreas que por alguna razón tienen problemas de seguridad, pero que siempre se transparentan". 

De Tania Molina
Original link
To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Scroll to top of page