LOADING

Type to search

Rio Negro, Argentina, August 18, 2008

Share
Lunes 18 de Agosto de 2008Edicion impresa pag. 04 > Nacionales
El default, un riesgo que se agigantará en el 2009En Washington y Nueva York creen que la situación del país, de cara a los vencimientos, es crítica.

BUENOS AIRES.- La inquietud crece en el frente económico nacional y algunos analistas advierten sobre un eventual nuevo 'default' en 2009, cuando el país enfrente grandes necesidades de financiamiento, luego de haber protagonizado en 2001 la mayor moratoria de la historia financiera contemporánea.

Esta posibilidad está siendo abiertamente discutida en Washington o en Nueva York en los informes de algunos bancos de negocios o de consultoras, aunque relativizado por economistas locales.

"Los mercados se preparan para un default", aseguró la semana pasada en Latin Business Chronicle, un sitio de internet especializado en el análisis económico latinoamericano, Walter Molano, jefe del servicio de estudios del banco de negocios norteamericano BCP Securities.

En su informe citó la fuerte baja registrada la semana pasada por los bonos de Tesoro argentino, que perdieron un 11%, forzando al gobierno a anunciar un programa de recompra de deuda pública de manera de calmar los mercados. La decisión del gobierno revirtió la caída de los bonos, aunque sin lograr recuperar la confianza de los mercados.

La agencia financiera Moodys redujo el jueves sus perspectivas sobre la deuda argentina de "positivas" a "estables", a raíz de la incertidumbre que rodea la inflación, en línea con la decisión tomada el lunes por la calificadora Standard and Poor's.

"Esas calificadoras a las que se les pasó por las orejas la crisis de las hipotecas de Estados Unidos, ahora quieren convencernos a los argentinos de que estamos en problemas", respondió en un acto la presidenta Cristina Kirchner. En un comunicado, Moodys señaló que "la falta de credibilidad en los índices oficiales de inflación aumentan las dudas sobre la capacidad y la voluntad del gobierno de pagar sus deudas". El índice oficial de inflación, estimado en menos del 10% anual, es cuestionado desde hace meses por economistas y organizaciones de defensa del consumidor que la ubican en torno al 25%, y sumó incluso críticas en el seno del propio oficialismo. La presencia de Guillermo Moreno en la secretaria de Comercio Interior y su influencia en los indicadores es el problema mayor y el gobierno se niega a darle una solución.

"El gobierno perdió confianza y credibilidad, y quien pierde su credibilidad, también pierde su crédito", señaló Aldo Abram, director del Centro de Investigación de Instituciones y Mercados de Argentina (CIIMA).

Argentina aún no restableció su posición financiera en los mercados internacionales desde el gigantesco default declarado a finales de 2001 sobre una deuda de 81.800 millones de dólares. En 2005, retomó el pago de su deuda gracias a un superávit fiscal primario de más de 3% del Producto Interno Bruto (PBI), colocando títulos en el mercado local y en Venezuela. Caracas adquirió hace diez días mil millones de dólares en títulos de deuda argentina, pero a una tasa de 15%, considerada muy elevada por analistas.

La supuesta amenaza de default agitada por los mercados, se basa en los vencimientos previstos para 2009, estimados en 20.000 millones de dólares por el ministerio de Economía, de los cuales sólo 11.800 millones están cubiertos por el superávit primario. No obstante, analistas argentinos consideran exagerados esos temores. "Creo que los datos no tienen mucha base. Las finanzas están bastante bien", dijo el economista liberal Orlando Ferreres, sin desconocer algunas dificultades.

El economista y diputado opositor Claudio Lozano señaló la existencia de problemas nuevos para los pagos a futuro, pero estimó que "decir que la Argentina está en riesgo de default es una exageración". "Estos informes buscan orientar una salida ortodoxa y recesiva de la crisis", advirtió. Según Abram, en caso de dificultad de financiamiento, es probable que el gobierno recurra a las reservas del Banco Central, que superan los 47.000 millones de dólares. (DyN)

 

Original link

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Scroll to top of page