LOADING

Type to search

La Prensa, Bolivia, July 13, 2008

Share

La caída de inversiones exploratorias

Por: Hugo del Granado Cosío *

La ausencia de inversiones en exploración petrolera, es una realidad que no puede disimularse. Ella se manifiesta en el estado de las reservas y en el nivel de la producción. Si las empresas que ya están en Bolivia hace más de diez años y conocen el medio demuestran cautela para seguir invirtiendo, mucho menos lo harán las empresas que consideran una suerte no haber invertido en el país en la década de los 90.

La percepción negativa de las condiciones en Bolivia para las inversiones petroleras, ya no es problema de opiniones, es el resultado de calificaciones que muestran las condiciones objetivas y subjetivas de la industria en el país.

En mayo pasado un informe del FMI daba cuenta que la producción de energía en Bolivia había caído por falta de inversiones para explotar yacimientos. En el mismo mes, un estudio del semanario Latin Business Chronicle, de Miami, Florida que mide a través de un índice con cinco indicadores, el clima de negocios en 19 países latinoamericanos y cuyas publicaciones son una guía para los inversores, dio como resultado que los tres países con las calificaciones más bajas fueron Haití, Venezuela y Bolivia.

La investigación más reciente (junio de 2008), sobre facilidades a la inversión es la del Instituto Fraser de Canadá que investigó a 156 jurisdicciones, entre las que se incluían a EEUU y Canadá, y a países en los que no se prohibe la inversión extranjera en el upstream, como México, Arabia y algunos más. La investigación incluyó a profesionales que prestan servicios en más de 250 empresas de exploración y producción petrolera y que son quienes toman las decisiones de dónde invertir y dónde no. El resultado de la investigación es que Bolivia es el país (o la jurisdicción) en el que más barreras existen para las inversiones en exploración y producción petrolera. El segundo es Ecuador y el tercero es Venezuela. Los tres países fueron calificados como “los peores” también el año 2007, pero Bolivia no dejó de ocupar el puesto número uno. Mejor calificados para la inversión, aparecen países tan conflictivos y riesgosos como el Chad, Irak, Nigeria y Sudán.

O sea que las barreras que ha puesto Bolivia a los inversores serían aún más efectivas que las bombas, los atentados a los oleoductos y los secuestros petroleros. La inseguridad jurídica ya no es suficiente para explicar el descalabro de las inversiones petroleras en exploración y producción en Bolivia. Se deben tomar en cuenta otros factores para explicar la situación:

a) Las empresas interesadas en exploración sólo pueden hacerlo en calidad de empresas de servicios, como contratistas del Estado para explorar a su riesgo.

b) La exploración no puede iniciarse sin la firma de convenios de estudio. Si el estudio es positivo, a criterio de YPFB, se conforma una empresa mixta y se firma un contrato con YPFB que debe ser aprobado por el Congreso. Si la tarea exploratoria resultara exitosa, el Congreso debe aprobar un nuevo contrato de explotación.

c)Las petroleras que hubieren efectuado descubrimientos comerciales, deben asociarse forzosamente con YPFB, concederle una participación del 50% más uno, así como la administración y el control de la empresa a ser formada.

d) El sistema regulatorio está en duda, todas las autoridades son interinas, el régimen fiscal es muy duro, la información geológica es deficiente, no hay libertad de acceso a los mercados, la infraestructura pública es pésima y los precios en el mercado interno están subsidiados. Son también motivos significativos para el alejamiento de las inversiones.

A esta preocupante situación hay que sumarle otro factor importante cual es la falta de urgencia que demuestra el Gobierno para solucionar la grave caída de las inversiones en exploración.

* Ingeniero petroquímico

[email protected]

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Scroll to top of page