LOADING

Type to search

El Comercio, Ecuador, November 2, 2007

Share
Texaco contraatacó en el caso de Sucumbíos
11/2/2007

Olga Imbaquingo, Corresponsal en Nueva York

Chevron Texaco contraataca. La decisión del juez de San Francisco, William Alsup,  de multar a Cristóbal Bonifaz, por considerar que su demanda contra la transnacional no se respaldaba en información real,  motivó a la misma  a cuestionar la autoridad moral de Petroecuador y la validez del juicio que se sigue en Lago Agrio.

El articulista Brett Stephens The Wall Street Journal es quien en estos días  da mala publicidad a Ecuador por los graves problemas ambientales provocados por los derrames petroleros. Según la publicación, desde 1990, alrededor de 800 derrames han ocurrido, de ellos solo en  nueve meses del  2006 sumaron 117.

Muy poco o   nada se menciona sobre la responsabilidad de los derrames a Petroecuador, la cual, según Latin Business Chronicle, es “por todas partes vista como una de las más ineficientes empresas estatales del petróleo en Latinoamérica”.

Según  Stephens, el juicio en Lago Agrio es porque “Chevron está donde está el dinero”, pues así interpreta las declaraciones de Seteven Donzinger, abogado de los demandantes, quien señala que fue en ese entonces Texaco quien “tomó todas las decisiones sobre las tecnologías y métodos” a aplicar e hizo un “ineficiente trabajo comparado con lo que hizo en otras partes”.

Donzinger desde Londres señaló que se está preparando una respuesta “a todas las mentiras de aquella publicación del Wall Street.  No es la opinión del diario, es solo de un articulista que nunca ha ido al Ecuador. Hay miles de estudios que prueban que Texaco es responsable”.

Sobre la decisión de Alsup en contra de Bonifaz, quien fue multado   por asegurar que dos de los demandantes tenían cáncer, Donzinger aclaró que nada tiene que ver lo uno con lo otro. “Eso no tiene por qué afectar al juicio de Lago Agrio”.

Bonifaz, en una entrevista telefónica con este Diario, aceptó su responsabilidad. “Lo que pasó es culpa mía y de nadie más. Llené un caso a favor de cuatro personas y dije que  tenían cáncer, pero cuando la Texaco fue a Ecuador y los entrevistó descubrió que dos no lo tienen.  No apelaré. Pagaré los USD 45 000   de gastos que Texaco incurrió por este caso”.


Original link
To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Scroll to top of page