LOADING

Type to search

La Nacion, Argentina, July 2, 2007

Share
Lunes 2 de julio de 2007
 
La escasez de luz y gas: expectativa de cambios regulatorios tras las elecciones
 

La crisis energética afectará el crecimiento, según Wall Street

 

Algunos bancos de inversión pronosticaron una moderada desaceleración de la expansión

 
 
 

WASHINGTON.- Los problemas energéticos que afectan a la Argentina encendieron una luz amarilla en Wall Street: la de la posible desaceleración económica. No es algo pronunciado ni definitivo, afirman los analistas consultados por LA NACION, pero algunos evaluarán en las próximas semanas si reducen las previsiones de crecimiento del país para este año y, más aún, las del próximo.

Barclays y Bear Stearns aparecen entre los bancos de inversión que señalan el riesgo, mientras que UBS y Citigroup dicen que no van a cambiar sus pronósticos, pero porque ya los tienen por debajo del promedio del mercado. Y Morgan Stanley lo elevó, pero porque considera que el consumo prevalecerá sobre la producción este año, aunque amplía sus dudas para 2008.

Los analistas de Bear Stearns concluyeron, por lo pronto, que se está ante una "moderada desaceleración del crecimiento" en el país, según alertaron en su último informe a los inversores. Pero, aun así, mantienen a la inflación como el principal riesgo. "La baja inversión en infraestructura energética y los riesgos resultantes de cortes energéticos o racionamiento de electricidad permanecen como una potencial restricción del crecimiento doméstico", expusieron Thierry Wyzman, Alex Kazan y Carmen Bedoya, de Bear Stearns, y confían en que habrá "una posible mejoría del marco regulatorio" tras las elecciones presidenciales de octubre.

Desde la banca Barclays alertaron que "el marco heterodoxo de la política económica podría estar alcanzando sus límites", lo que se observa con especial claridad en "la rigidez" de las variables del sector energético, lo que "torna preocupante la falta de inversión en la exploración y producción de petróleo y gas".

En Buenos Aires, en tanto, algunos consultores privados estiman que la producción industrial habría reducido su ritmo de crecimiento del 6,5% registrado en mayo a un 5% durante junio y hasta debaten en voz baja si el fenómeno debe ser calificado de "desaceleración" o de "contracción".

Pero Pablo Morra, de Goldman Sachs, optó por poner paños fríos. "Todavía no modificamos nuestra previsión de crecimiento [de la economía], que sigue en 7,4% para 2007", comentó. "Todavía es prematuro para hacer cambios. Vamos a ver cuánto les pega la crisis energética a los indicadores de actividad de junio, y a partir de ahí, pensar si hacemos algún cambio."

Si bien UBS se siente cómoda con su previsión del 6,7% para este año, al igual que con su 5,2% para 2008 y tanto esta firma como Citigroup dijeron que no evalúan retocar sus pronósticos (que de por sí se encuentran por debajo del promedio del mercado), algo muy distinto decidió Morgan Stanley: lo elevó del 7% al 7,5 por ciento. "Vemos que este año el crecimiento estará más atado al sector del consumo y su expansión que a lo que ocurre en el sector productivo. El año que viene será distinto y ahí sí que avizoramos una desaceleración", comentó uno de los analistas de Morgan Stanley.

El desafío para el Gobierno, creen en Morgan Stanley, es resolver cuanto antes el "desafío energético" para evitar una crisis realmente seria durante el verano o, con más seguridad, el próximo invierno. "Deberían resolverlo ya, pero no sé si la voluntad política está ahí", en la antesala de la elección presidencial, comentó el analista.

HSBC, UBS, Citigroup y Merrill Lynch, entre otros bancos, reciben el informe que produce la consultora británica Oxford Analytica, cuyos expertos estiman que la "desaceleración" es ya un hecho y que no podrá ser resuelta en breve. La falta de inversión "y los largos plazos propios de los nuevos proyectos significan que la escasez de gas y electricidad no pueden ser revertidas en el corto a mediano plazo", según Oxford Analytica.

Ni Pedro ni Pablo

Desde San Diego, California, el director del Programa de Energía del Instituto de las Américas, Jeremy Martin, escribió para Latin Business Chronicle que, "ansioso por evitar otra crisis energética cortando las exportaciones de gas a Chile, el presidente [Néstor] Kirchner y el ministro [de Planificación] Julio De Vido intentaron robarle a Pedro para darle a Pablo, pero al parecer sólo lograron robarle a Pedro y a Pablo sin beneficiar a nadie". Para Martin, su "corazonada es que sí, que la previsión de crecimiento recibirá un golpe" por los cortes energéticos, según respondió ante la consulta de LA NACION. Pero, al igual que los bancos de Wall Street, Martin cree que hay que esperar y que muchas otras variables -si el invierno resultará crudo o templado, por ejemplo- pueden alterar el panorama. "Debemos esperar unas pocas semanas más y ver cómo se desarrolla la situación."

Por Hugo Alconada Mon
Corresponsal en Estados Unidos

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Scroll to top of page