LOADING

Type to search

La Prensa, Panama, Sept. 20, 2005

Share

comercio.

Aplausos para Uribe y Toledo

Joachim Bamrud

Álvaro Uribe, el presidente de Colombia, y su homólogo peruano, Alejandro Toledo, merecen reconocimiento y aplausos por sus esfuerzos de adelantar las negociaciones para un tratado de libre comercio con Estados Unidos.

Aunque el presidente ecuatoriano, Alfredo Palacios, no ha hecho lo mismo, el nombramiento de Jorge Illingworth como su nuevo ministro de Comercio puede resultar en que ese país también se junta a sus vecinos para un acuerdo. Illingworth ha sido miembro del equipo negociador de Ecuador desde el principio y tiene experiencia tanto de la cámara de comercio de Guayaquil como de la asociación de exportadores de banano de Ecuador.

Un desafío muy grande para Ecuador es que su política económica no es muy favorable para empresas e inversionistas extranjeros y por lo tanto puede contradecir un acuerdo de libre comercio. Palacio dijo hace unos días que va a revisar todos los contratos con petroleras extranjeras con el fin de aumentar ingresos estatales a costa de las empresas. Esto viene poco después de acciones violentas contra instalaciones petroleras y un clima de incertidumbre con el cambio abrupto del Gobierno en abril.

Mientras tanto, Uribe y Toledo se han dado cuenta que la clave para el desarrollo económico y la reducción de la pobreza en sus países es un aumento de comercio. Para alcanzar esto, no queda duda que un tratado con los Estados Unidos es primordial. No solo le garantiza a los exportadores colombianos y peruanos acceso al mercado más grande del mundo a largo plazo (un acuerdo temporal, Andean Trade Promotion and Drug Eradication Act, expire a finales de 2006), sino que también aumentará la inversión estadounidense en Colombia y Perú.

Ya se vio un desarrollo similar en México con el NAFTA, en Chile con su tratado de libre comercio con Estados Unidos, y con los países centromericanos con el CAFTA. Aunque el CAFTA todavía no ha entrado en vigor (programado para enero), ya el proceso ha aumentado la confianza de empresas e inversionistas extranjeros en cuanto a expandir su presencia o inversión en la República Dominicana y los países de Centro América.

Con los planes de crear una Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) estancados, parece que vamos a ver una "ALCA Light", con una menor cantidad de países integrantes. Aunque esto no es una solución ideal, es mejor que esperar varios años más hasta que se realice (o no) el ALCA.

Ahora esperamos que más presidentes latinoamericanos sigan el ejemplo de Uribe y Toledo, trabajando para una solución verdadera y sostenible contra la pobreza.

El autor es director de Latin Business Chronicle

To read this post, you must purchase a Latin Trade Business Intelligence Subscription.
Scroll to top of page