Argentina: En default pero lejos del abismo


31 julio 2014

Por Élida Bustos

Cuando ya se respiraba alivio en Buenos Aires por un inminente acuerdo de último momento con los fondos buitre para evitar el default, el miércoles 30 por la tarde, tras el cierre de los mercados, el ministro de economía Axel Kicillof, daba por tierra en Nueva York con la expectativa. “No podemos firmar cualquier cosa”, dijo en una extensa y reiterativa conferencia de prensa.

Y una vez más, con una calma y presencia poco creíble para un ministro que está anunciando que su país va al default, cargó las tintas contra el juez Thomas Griesa cuyo dictamen ordena a la Argentina pagar sin quita al 1 por ciento de los bonistas que no entraron en los dos canjes de deuda que abrió el país en 2005 y 2010.

Horas antes, al comienzo de un vertiginoso día, se había hecho el anuncio de que un grupo de bancos privados argentinos levantaba el guante de la hora desesperada e iba a comprarles la deuda a los fondos buitre, cerrando así el juicio contra la Argentina. Si se concretaba esta negociación, se pagaba a los fondos cumpliendo con el fallo pero el desembolso no lo hacía el gobierno argentino con lo que no podía activarse la temida Cláusula Rufo, meollo de esta complicada situación político-económica-judicial.

La cláusula, que rige hasta el 31 de diciembre, establece que la Argentina no puede mejorar las condiciones de pago a ningún bonista, so pena de tener que extender la mejora al resto. Esto significa que si el gobierno le paga al fondo NML Capital Ltd por el juicio que ganó en Nueva York los casi US$1600 millones que reclama (por bonos que compraron en su momento en menos de US$50 millones) como ellos son apenas el 1 por ciento de los acreedores, esa mejora debe extenderse al 99 por ciento restante, haciendo explotar la reestructuración por el aire y escalando los pagos a una cifra incierta que según los cálculos oscila entre US$150.000 y US$ 440.000 millones. Por eso el gobierno argentino no puede acatar el fallo de Griesa y pagar a los buitres lo que reclaman.

¿Pero realmente se cayó el acuerdo entre el gobierno argentino y los fondos buitre en el último día antes del default? Kicillof calificaba en esa conferencia de prensa del miércoles la conversación con el mediador y los fondos como “larga y fructífera”. Si en una negociación no se llega a ningún acuerdo ¿por qué se la considera fructífera?

En esa enredada exposición de más de 40 minutos en la que Kicillof fue y vino con temas y posiciones ya harto conocidas también dijo “no me extrañaría que pueda ocurrir una solución entre privados” porque después de todo los bancos son empresas que buscan obtener ganancias y, en consecuencia, podrían ver allí algún negocio.

Es decir, el gobierno argentino no puede negociar de manera directa con los buitre mejores condiciones pero nada impide que entidades privadas, en busca de hacer un negocio, se metan en el tema, lleven adelante una negociación propia y se cierre el juicio, con lo que sería una win-winsituation para todas las partes involucradas. En esa línea estaba el anuncio del miércoles de la Asociación de Bancos de Capital Privado Argentino (ADEBA) .

Nuevas etapas

La realidad es que desde que empezaron a rodar los días del último mes camino hacia el default una de las posibles soluciones sobre las que se teorizaban en la city de Buenos Aires era, que algún/algunos bancos compraran los bonos a los fondos buitre al precio que pudieran negociar (obviamente sin quita y con intereses más penalidades) y se quedaran con esos títulos. Una segunda etapa sobre la que las especulaciones ya son más lejanas es qué negociarían los bancos argentinos con el gobierno a partir del año próximo sobre esos bonos. Ya en terceras manos, la compensación no necesariamente pase por un arreglo económico directo y se hubiera terminado el periodo de vigencia de la cláusula Rufo con lo que ningún acreedor podría reclamar adicionales.

De lo que no puede quedar dudas es que el gobierno argentino no es parte de esa negociación.

En este contexto ¿era razonable que el ministro Kicillof, siendo él representante del gobierno nacional, anunciara ayer que se había llegado a un acuerdo entre los privados y los buitre? No, no lo era. No podía quedar abierta ninguna puerta por la que algún abogado en el futuro interpretara que si el ministro estaba haciendo ese anuncio, aún entre privados y buitres, el gobierno mismo era parte del acuerdo con lo que se violaba la cláusula y se perjudicaba al 99 por ciento de los bonistas restantes.

Para hacer más dramático el momento, mientras el propio Kicilloff daba su tediosa y reiterativa conferencia de prensa, un periodista presente le anunciaba que Dan Pollack, el mediador designado por Griesa, decía que el país iba al default. “Desafortunadamente no llegamos a ningún acuerdo y la Argentina entrará inminentemente en default”.

Esto obviamente profundizó la retórica del ministro que siguió cargando a diestra y siniestra contra los bonistas, la justicia estadounidense y el juez Griesa, incluso diciendo que ya se hablaba de “grie-fault”, haciendo juego con el apellido del magistrado.

Finalmente el jueves 31 llegó y la Argentina cayó en el temido default porque los fondos que transfirió hace más de un mes al banco New York Mellon para pagar a bonistas estadounidenses y europeos que habían entrado en el canje de deuda, no les fueron pagados por orden del juez Griesa. Es lo que la calificadora Standard &Poors calificó el mismo miércoles como “default selectivo”, porque los acreedores restructurados que tenían bonos regidos por la ley argentina o japonesa cobraron en tiempo y forma, pero los que estaban con ley estadounidense quedaron “congelados” y de rebote la sufrieron los europeos porque los fondos para los bonos bajo ley de Luxemburgo pasaban en simple trámite por Nueva York y quedaron atrapados por el dictamen de Griesa.

Así las cosas, hoy deberían activarse los seguros contra impago de deuda, conocidos como credit-default swaps, lo que movilizará a otro ejército de abogados de tenedores de CDS y compañías emisoras que se pondrán a ambos lados del mostrador para discutirsi un país que transfirió el dinero para pagar a sus acreedores realmente entró en default o no.

Otra vez a la carga

Volviendo a la acción de “terceras partes”, en medio de desmentidas de acuerdo, teléfonos apagados y operaciones políticas cruzadas, el jueves 31 no solamente resurgieron los indicios de que la negociación sigue en pie en Nueva York sino que no sólo las entidades bancarias privadas argentinas serían de la partida, sino que habría también empresas privadas argentinas y hasta las filiales locales de grandes bancos internacionales. Todo en potencial, habida cuenta del estado de secreto que pesa sobre el tema y de la volatilidad de la situación.

Pero, en este momento, con el país en situación de default, los representantes del gobierno ya abandonaron la mesa de negociación con el mediador designado por Griesa, mostrando al mundo que todas son especulaciones, y que la prueba de que el gobierno argentino no negoció nada es que el país cayó en default.

Quedará para otro capítulo analizar la píldora amarga que le significará a Cristina Kirchner que los bancos argentinos cierren un acuerdo con los buitre. Si se produce, será esa

una capitulación tan fuerte para su gobierno como haberle pagado al Club de París y restablecer vínculos con el Fondo Monetario Internacional. Los bancos argentinos nunca fueron aliados del gobierno K y durante años se los castigó duramente en los discursos oficiales.

Y en medio de un torbellino que avanza hora tras hora, ahora el juez Griesa convoca nuevamente a las partes para una reunión el viernes 1 al mediodía en Nueva York.

¿Será tal vez para el anuncio del cese de hostilidades?

dennis rodriguez
Suscríbete a la revista latin trade
Haz clic aquí para comenzar la suscripción a Latin Trade Magazine, disponible tanto en versión impresa como virtual.
Suscríbete a lt.com
Haz clic aquí para comenzar la suscripción virtual a LT.com, con sus estensos rankings, indicadores e inteligencia de mercados en América Latina.
Suscríbete gratis a boletines
Subscríbete aquí a nuestro boletín gratuito- accediendo a los últimos titulares de negocios de América Latina en tu bandeja de correo.
LOGIN
FOR READ MORE LOGIN
LOGIN
LOGIN
Forgot your password
SEND
PARA LEER MAS
Aenean sollicitudin, lorem quis bibendum auctor, nisi elit consequat ipsum, nec sagittis sem nibh id elit. Duis sed odio sit amet nibh vulputate cursus a sit amet mauris. Morbi accumsan ipsum velit. Nam nec tellus a odio tincidunt auctor a ornare odio. Sed non mauris vitae erat consequat auctor eu in elit.Aenean sollicitudin, lorem quis bibendum auctor, nisi elit consequat ipsum, nec sagittis sem nibh id elit. Duis sed odio sit amet nibh vulputate cursus a sit amet mauris. Morbi accumsan ipsum velit. Nam nec tellus a odio tincidunt auctor a ornare odio. Sed non mauris vitae erat consequat auctor eu in elit.
Read the current issue of Latin Trade Magazine

Acceso Denegado

Por favor inicie sesión o registrese

Lea Nuestra Última Edición

FOLLOW US